Tenemos una fuente digna para un gran comienzo

Se puede lograr que se imponga nuestro estilo
(0)
22 de mayo de 2003  

El cuero ha logrado un lugar de prestigio en la decoración. La razón de su jerarquización viene de la mano de los grandes diseñadores de ropa europeos, ya que se sabe que la moda está muy relacionada con la decoración.

En la actualidad se lo utiliza no sólo en la ropa sport, como era lo habitual, también lo incluyen en los diseños de alta costura. Así se ha familiarizado principalmente con las mujeres y por eso lo han imaginado como una opción para incluirlo en sus casas. De esta manera, se rompían las restricciones de otras épocas. Su uso estaba limitado a escritorios, despachos y lugares públicos. Además no era aceptado como un elemento de categoría. En 1940, en la Argentina, personas con un gran sentido de lo nacional, como Cecilia Arauz, Ricardo e Ignacio Pirovano, al frente de la innovadora empresa Comte, reivindicaron el uso del cuero en obras de gran importancia histórica como el Banco Nación y el hotel Llao Llao.

Hoy, nuestra formación estilística está modificada por las publicaciones y los famosos salones de diseño internacionales. Ellos manipulan la difusión de sus productos de alta complejidad técnica.

Lamentablemente, nuestra dependencia hacia esta estética influye dentro del mercado con tanta fuerza que a veces reduce los espacios para el desarrollo de la creatividad de elementos de carácter genuino. De cualquier manera, los tiempos son propicios. Creo que podemos lograr diseños propios, de calidad, que se impongan. Así, superaremos la descalificación que, con tiranía y de manera fugaz, marcan las tendencias. Asimismo, quedaremos incertados en un mercado nacional e internacional con material y estilo. Para intentar este camino nos falta realizar un exhaustivo análisis mirando con humildad y valorando la historia rica y sencilla de nuestra artesanía popular. Pienso que es una fuente muy digna de un buen comienzo.

El columnista es diseñador y recibió el premio LA NACION, en 1998, a la mejor decoración en el Tattersall del hipódromo de Palermo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.