Tics modernos

Otra que Churchill. Con el calor, se largó la guerra de las cervezas. Con nuevo disco. Celuloide al ritmo de martinis
(0)
22 de noviembre de 2002  

James Bond

Otra que Churchill

  • Adiós a la vida sana. Después de trece años sin hechar humo, en su nueva película, Otro día para morir , que se estrena hoy en Inglaterra, el agente secreto más famoso del mundo vuelve a calzarse un puro entre los labios. Podría pensarse quizás en las malas influencias de la irresistible Halle Berry, o en el aroma del tabaco de Cuba, donde está ambientada la película. Pero, seguramente, la realidad es que Pierce Brosnan, un declarado antitabaco, se dejó vencer por los millones que las tabacaleras invirtieron en publicidad indirecta en el film, que tras su exhibición en una premiére a la que asistió la reina Isabel, despertó la indignación de los grupos antitabaco. Más conocido por sus martinis que por ser afecto a la nicotina, desde Licencia para matar , de 1989, a Bond no se lo veía con un cigarrillo. Para quienes deseen recordar aquellos viejos tiempos, con Sean Connery haciendo de las suyas, MGM hará una maratón Bond el próximo lunes, desde las 20, donde además de emitir un documental proyectará, a las 22, Nunca digas nunca jamás, protagonizada por el verdadero 007, Sean Conery, con Kim Bassinger y Max von Sydow.
  • Con el calor, se largó la guerra de las cervezas

    Las marcas líderes prueban nuevas fórmulas o apuestan a lo seguro, en una batalla con generales de peso

  • Hace dos semanas, Quilmes, Isenbeck y Brahma irrumpieron en la tanda publicitaria con tres comerciales de verano, todos juntos y de una vez, ávidos por cautivar al público con la espumita mágica. Fiel a El sabor del encuentro , Quilmes volvió al ruedo luego de su campaña mundialista con Más allá , un spot que relata en formato de videoclip un encuentro muy especial, en una playa secreta y paradisíaca...
  • El comercial realizado por Young & Rubicam y dirigido por Javier Nir, retoma la estrategia de convocar a figuras del mundo del rock -iniciada con Cerati en 2001-, esta vez con Los Pericos como protagonistas excluyentes. "Fue una propuesta que nos tomó por sorpresa. Todos somos amantes de la cerveza, y sabemos que Quilmes está estrechamente vinculada con la música, los conciertos y las giras. Entonces dijimos que sí", cuenta el Bahiano, autor junto a Juanchi, de la banda de sonido compuesta especialmente para este comercial.

    La historia se inicia con una fiesta soñada a orillas del mar, repleta de chicas lindas que se contornean bajo el sol, Los Pericos tocando en vivo y litros de cerveza. Pero a medida que la fiesta avanza, la marea sube, la espumita se trepa a la cabeza, y súbitamente, una ola rebelde succiona mar adentro ¡un cajón repleto de cervezas! Inmediatamente, Los Pericos abandonan sus instrumentos, y se zambullen de cabeza en el mar sin saber que la persecución del botín -con tomas aéreas-, los conducirá a una isla repleta de chicas amazónicas.

    Para no ser menos, Isenbeck salió a dar batalla con Más allá , flamante comercial producido por Agulla & Baccetti y dirigido por Adrián Caetano ( Un oso rojo , Tumberos ): "El trabajo comenzó con la búsqueda del casting, tratando de encontrar en cada chico características que nos permitieran transmitir el valor de la amistad, la intimidad de una reunión con amigos", señaló el director.

    RefrescanteMente Brahma es el nuevo claim de CraveroLanis que presenta la tercera en disputa. Se trata de Vodoo , último spot de la zaga sobre ese muchachito desprevenido que sufre en carne propia todos los tormentos a los que una chica despechada somete a su muñeco vodoo. Esta vez, luego de apagar las velas de una torta, el muñeco maldito aparece en el asiento de un convertible, hasta que la dueña del auto lo cuelga en el espejo retrovisor junto a una muñequita diseñada a su medida, relación que culmina con una sorpresa mayúscula.

    Con nuevo disco

  • Terminado el spot de Quilmes, Los Pericos se largan ahora a difundir su flamante álbum Desde cero , en las bateas antes del 5 de diciembre. "Es un disco compuesto de 12 canciones en el cual nos permitimos una mayor apertura musical, pasando del funcky reggae a otros ritmos más surferos, incluida la participación de Ciro Pertusi y un bolero cantado a dúo con Mimí Maura", anticipó el Bahiano.
  • Celuloide al ritmo de martinis

    Dicen que en su lecho de muerte Humphrey Bogart se arrepintió de una sola cosa. "Nunca debería haber cambiado del escocés al Martini", habría expresado Boogie con su último aliento. Al igual que alguno de sus mejores personajes, el actor supo hasta el final que lo importante en la vida, y en la muerte, es saber elegir tu bebida. De alguna manera también el protagonista de El halcón maltés respetó hasta las últimas consecuencias la tradición que vincula a los cócteles con el Hollywood clásico y glamoroso que Bogart y su esposa, Lauren Bacall, representaban. En las películas de aquellos tiempos, las bandejas con cocteleras y copas de Martini eran parte obligada de la escenografía. Y el tema de diálogos gloriosos. Como aquel del film El hombre delgado , basado en el libro homónimo de Dashiell Hammett. "Lo importante es el ritmo. Siempre tenés que tener ritmo en el batido. Un Manhattan se bate con el tempo de un fox-trot y un martini seco, al ritmo del vals", decía el protagonista, Nick Charles, el detective más glamoroso del celuloide, que interpretaba William Powell.

    Claro que no sólo los detectives tomaban martinis en las películas. También lo hacían los personajes cómicos, como aquel vejete de Sabrina (la original de 1954, con Audrey Hepburn y el omnipresente Boogie), el distinguido señor Oliver Larrabee, cuando no podía sacar una aceituna de su frasco para agregarla a su cóctel, volcaba el martini en el frasco de aceitunas.

    En aquellos tiempos, a la última toma en un rodaje se la conocía como la "escena martini". Un final feliz aun antes de que aparezcan el The end y los créditos.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.