Tiempos movidos

Teresa Elizalde
(0)
4 de agosto de 2015  • 14:23

Hace días que estoy por escribir este editorial, pero nunca lo logro. Prendo la computadora y al instante tengo que levantarme de la silla. Es que hace un mes nació mi tercera hija, Ana, una nueva mujer en esta pequeña comunidad femenina en la que se transformó mi casa. Y, como se imaginarán, resulta imposible tener un minuto libre; sobre todo en este primer tiempo, cuando cuesta distinguir el día de la noche. Lo mismo vive por estos días Agus, quien tuvo a Nico unos días después. Y en el mismo camino está Anahí, quien en apenas un mes será mamá de Eloísa. Juntas vivimos nuestros embarazos, las ansiedades, esas ganas desaforadas de comer chocolate a cualquier hora del día, algunos miedos inexplicables y la alegría que siempre empuja para seguir. De escritorio a escritorio, hablamos de marcas de cochecitos, de ropa, de análisis, de pediatras y obstetras. Sometimos a toda la redacción a ser parte inevitable de este proceso, porque si una mujer embarazada comparte todo lo que le pasa, imaginen tres. Más en este círculo de mujeres que formamos quienes cada día hacemos la revista. Y ahora, cada una desde nuestra casa, vivimos un momento único, el más hermoso y maravilloso, un desborde de amor. Por eso, y por un tiempo, estaremos fuera de la redacción.

OHLALÁ! queda en las mejores manos, custodiada por el mejor equipo y con Carola al frente, con su enorme pasión y empuje. Ella llevará la diaria y agitada vida de la revista, pero este equipo tiene además otro desafío: atravesar un proyecto que nos tiene en vilo desde hace un tiempo. Y es que OHLALÁ!, junto con el resto de los títulos del Grupo de Revistas de La Nación, se muda, cambia de casa. Deja el lugar que la vio nacer hace siete años, que la vio crecer hasta convertirse en la marca líder que es hoy. Tenemos el privilegio de trabajar en un oasis en medio de la ciudad. Una redacción con grandes ventanales, un jardín increíble, un patio para almorzar. Pero a partir de agosto nos mudamos al nuevo edificio donde están alojados el diario y los otros productos de La Nación. Para nosotras, no solo implica un cambio de oficina y de barrio, sino también de cultura de trabajo. Luego les contaremos cómo fue ese desembarco.

Y como si todo esto fuera poco, este mes, lanzamos la cuarta y última edición de OHLALÁ! Cocina, Comfort Food, uno de los proyectos más lindos que soñamos y que pudimos concretar junto con Sole y con Juli López May, nuestra cocinera y amiga, con la que seguimos imaginando proyectos que ojalá podamos llevar adelante.

Serán meses agitados. OHLALÁ! es una revista que está en constante movimiento, con nuevas voces que se suman, con proyectos e ideas que se concretan. Todo queda en las mejores manos. Con un equipo único. Y con esa tranquilidad y esa confianza, me recluyo en la cueva.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.