Tinder, Happn y otras redes, ¿ayudan o juegan en contra a la hora de buscar pareja?

¿Te resulta difícil encontrar al hombre ideal por las redes?
¿Te resulta difícil encontrar al hombre ideal por las redes? Crédito: Latinstock
En el mundo de la cultura online, donde todo parece fácil y rápido, surgen cada vez más aplicaciones que tienen como finalidad conocer gente. La difícil tarea de intentar estandarizar las relaciones humanas.
Gabriela Palleros
(0)
13 de diciembre de 2016  • 00:00

Si algo ha demostrado Internet es que todo se puede: cosas que hace 20 años parecían imposibles, hoy están al alcance de la mano. Nadie puede negar que en los 90 la idea de poder ver y hablar al mismo tiempo con alguien que estaba a miles de kilómetros nuestro, nos parecía una locura, y ni hablar del plano móvil, que nos permite hoy desde un celular poder estar conectados con todo el mundo. En fin, para la historia dos décadas no es nada, pero en el universo tecnológico, ese tiempo es un siglo. Sin embargo, aunque el avance es indudable, parece que hay temas que aún presentan dificultades a la hora de ser encuadrados en el paradigma informático.

Arrancamos diciendo que hay gran cantidad de aplicaciones que prometen ayudarnos en la misión de encontrar pareja, pero aunque cada vez tienen más parámetros para ajustar la búsqueda, parece que las relaciones interpersonales aún son ese obstáculo a superar, ya que ningún programa puede lograr su perfecta sistematización. La variable imposible de descifrar es, ni más ni menos, lo impredecible de cada ser humano. Como se suele decir, cada persona es un mundo, y lograr estandarizar el conjunto de datos que somos cada uno, aún resulta un desafío difícil de alcanzar. No significa que estas aplicaciones no tengan éxito y que muchas veces logren un buen resultado, sino que hablamos de los errores más comunes que pueden presentar. Según la especialista en counseling Laura Crotti hay personas que se relacionan de esta manera y tienen mayormente buenas experiencias. Hay otras, en cambio, que no tienen experiencias favorables y relatan lo siguiente:

- "La persona que conocí no tenía la edad que decía tener (las fotos a veces no están actualizadas)"

- "En la primera salida rápidamente propone un encuentro sexual sin otra intención de vincularse"

- "Me dejaron plantada/o en el primer encuentro."

- "Tuve que bloquear a la persona"

- "Te histeriquean" (palabra bastante usada en estos tiempos que refiere a veces a distintos significados)

A su vez, la especialista afirma que en tiempos de amigos en Facebook, seguidores en Twitter, Instagram y todos los medios tecnológicos que nos permiten comunicarnos y mostrarnos, hay mucha gente que está sola y/o se siente sola.

La soledad no quedó eliminada con la aparición del mundo virtual, porque ni una foto, ni el chat, ni saber los intereses del otro, nos garantiza enamorarnos de la otra persona. Tampoco somos solamente datos para que nos elijan o nos descarten por una imagen, o por la información que tenemos online. Somos mucho más que un usuario de Internet, y es justamente ese “mucho más” lo que aun las aplicaciones de este estilo no pueden estandarizar.

Crédito: Latinstock

Por otro lado, esta nueva cultura revolucionó la manera de vincularnos, cambiando los tiempos y acelerando procesos. Ya casi ni existe el concepto de “cita a ciegas”: hoy si nos presentan a alguien, podemos acceder a un montón de información con tan solo escribir su nombre en algún buscador. A su vez, se gestaron nuevos códigos “me likeó” “me bloqueó” “me agregó”, haciendo referencia a acciones cada vez más arraigadas a nuestro léxico. Es imposible ser indiferente a este fenómeno, aun participando o no del mismo.

Si medimos las ventajas o las contras de las redes sociales en lo que se refiere a encontrar pareja, sin dudas la respuesta va a ser tan amplia como las experiencias que cada uno haya tenido con este tema, pero nadie puede negar el peso que hoy tiene en las relaciones interpersonales ni el abanico de opciones que representan. Sin embargo constituyen una herramienta más, y tal vez la pauta principal sea no otorgarle un valor extra al que realmente tienen, así logramos evitar quedar atados a un medio que nos expone sin mayores garantías. La realidad no se construye online y ninguna aplicación puede abarcar la complejidad de cada ser humano. Las redes sociales nos pueden presentar infinitos perfiles y llenarnos de datos, pero no por eso asegurarnos que conocemos a la persona que tenemos del otro lado de la pantalla.

¿Y vos? ¿Qué opinas de este tema? ¿La redes sociales ayudan o no a la hora de buscar pareja? Además: 6 apps que te van a hacer querer llevar el ceku a la cama .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.