Todo está en la actitud: porque no solo de talento surgen los grandes deportistas

Daniel Tangona
Daniel Tangona PARA LA NACION
(0)
4 de agosto de 2019  

Una frase del gran pensador Robin Sharma (y mi gurú en este camino de fitness integral y holístico) sostiene que la mente es un magnífico criado, pero un amo terrible. Puede ser el mejor de tus aliados o tu peor enemigo, y solo depende de vos. En términos deportivos, el control de la mente es un aspecto vital.

Sobre eso hablé con Cloé Karagozlu, comunicadora social con una maestría en Industrias Culturales: cuando se piensa en grandes deportistas, inevitablemente se los asocia con talento innato. Sean nadadores, boxeadores, tenistas o de cualquier disciplina, de inmediato se piensa que fueron sus cualidades físicas extraordinarias las que los llevaron a la cima. "Pero acostumbrarnos a esa noción -e incluso propagarla- no hace más que agrandar la brecha que nos justifica quedarnos quietos, alejados del deporte", sostiene.

Es cierto que el talento es vital. Muchas veces es incluso la motivación inicial, porque permite ver resultados de forma instantánea. Pero la mezcla explosiva producto del esfuerzo, la curiosidad y la capacidad de ver al error como una puerta hacia el progreso puede ser más grande aún. Y en esos momentos, lo que más pesa no son los músculos, sino la cabeza y las creencias, esas que moldean cómo vemos la realidad.

"Hace casi 15 años, Carol Dweck, profesora de la Universidad de Stanford, publicó el libro Mindset: la actitud del éxito, donde exploró dos tipos de mentalidades que marcan el pulso de nuestra brújula interna: la fija y la de crecimiento", describe Cloé. La primera se refiere a creer que nuestras aptitudes son estáticas. Así la inteligencia está tallada en el ADN, y cualquier logro es reflejo de ello. La segunda plantea que la mentalidad de crecimiento reconoce que las cualidades inherentes se pueden cultivar a través del esfuerzo. Nosotros decidimos sobre nuestro camino, y la dedicación, perseverancia y ganas de aprender son los ingredientes que determinarán qué tan interesante será esa travesía. "Detrás de los grandes deportistas está la constancia a la hora de seguir practicando, más allá de cualquier trofeo o campeonato que ya hayan ganado".

Suelo decir que el músculo más difícil de trabajar es la voluntad. Y que si la dominás, Todo está en la actitud dominar tu vida. Como reza el título de esta columna, todo está en la actitud. Es algo de gran valor en el entrenamiento, pero que también se derrama al resto de la vida. Como reflexiona Dweck: "la visión que adoptamos de nosotros mismos afecta profundamente la forma en la que conducimos nuestras vidas. Puede determinar si nos convertimos en las personas que queremos ser, como también si logramos lo que nos importa".

Saber que existen estas dos mentalidades es un primer paso. A partir de ahora podés pausar y elegir cómo comandar tu destino. Porque con la actitud correcta podés ser el capitán del mismo.

Para mantener la mente en forma

1. En busca de la tranquilidad, de Gonzalo Pereyra Saez

2. En el límite, de Dr. Walter Dresel

3. La sociedad desnuda, de Sergio Sinay

4. Cinco pilares para transitar el cambio, de Juan José Arévalo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.