Tomar la decisión de abandonar la estabilidad

Carola Fernández Moores
Marcelo Borrego
(0)
21 de diciembre de 2013  

Cada vez que nos preguntábamos qué esperábamos del presente y del futuro y qué estilo de vida nos haría más felices, la respuesta era siempre la misma: "Queremos vivir viajando, conociendo, explorando". Y no dos o tres semanas al año como impone la rutina laboral, sino viajar de verdad, viajar libres.

Teníamos que poner todo nuestro empeño en alcanzar nuestros sueños. Tomar la decisión de embarcarnos en esta aventura de abandonar la estabilidad laboral, un trabajo "prestigioso", un buen sueldo y una vida tradicional no es fácil. Apartarse de los mandatos familiares y la rutina para poder encontrar en esa búsqueda un estilo de vida propio produce gran inquietud y el "no lo van a lograr" flota siempre en el aire. Podríamos decir que somos de la generación que ya no sueña con la familia tipo, con acceder a una hipoteca por treinta años para la casa propia y permanecer varias décadas en el mismo trabajo. Lo nuestro es el cambio y el movimiento. Si pudiéramos vivir seis meses en Buenos Aires y seis de viaje sería nuestro estado ideal. Porque nosotros viajamos mientras preparamos el viaje, viajamos durante el viaje y viajamos a la vuelta con los recuerdos, las fotos, los videos y la planificación del próximo destino que se inicia ni bien regresamos. Sentimos así que nunca paramos aunque circunstancialmente estemos en nuestro país. El primer consejo que le podemos dar a cualquier persona que esté con ganas de salir al mundo es que viva y viaje con poco peso, sin atarse a lo que dicen los demás o a las reglas que impone la sociedad. Una semana en Praga, Bangkok, Singapur o Calcuta te enseñan más de la historia y de la vida que todos los libros que uno pueda leer. Todavía no tenemos hijos, pero cuando lleguen pensamos integrarlos a nuestro estilo de vida, ligada a la naturaleza, la libertad, a valores como la amistad, la igualdad, la ecología y el cumplimiento de los sueños.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.