srcset

Cor@zones

Tras 22 años regresó al pueblo donde vivió el primer amor y tuvo una revelación

Señorita Heart
(0)
6 de diciembre de 2019  • 00:22

A José Luis lo conoció en el año 1995, en la época en que ambos participaban de la parroquia juvenil de sus respectivos pueblos. Eran tiempos impregnados de inocencia, aunque colmados de la curiosidad de la primera adolescencia. Entre reflexiones, música y risas, los días transcurrían despreocupados y alegres, aún resguardados de las vicisitudes del mundo adulto y las cuestiones de amor.

Pero entonces llegó aquel día en el que él ingresó a su mundo definitivamente y todo comenzó a cambiar, primero de a poco y luego de a pasos agigantados y sin retorno. Habían crecido y, a partir de entonces, para Mariela amanecieron los días más brillantes y los más amargos, los de las mariposas y la adrenalina, los que le trajeron oleadas de magia, desilusión, pero, por sobre todo, amor.

El destino quiso unirlos cuando, por motivos laborales, a José Luis le tocó mudarse a su pueblo. Siempre le había parecido un chico común y corriente, aunque eso cambiaría. Sin demasiado esfuerzo coincidieron en la parroquia, en las calles, en la confitería y en los eventos característicos de una pequeña comunidad. Desde el comienzo sus miradas fueron cómplices, se entendían y disfrutaban de su compañía. Luego la simple complicidad le dio paso a emociones superiores e intensas y entre ellos floreció el amor. "A los pocos meses de su llegada nos pusimos de novios. Nunca habíamos vivido algo tan fuerte. Fueron tiempos de sentimientos ciclotímicos, altos y bajos, nos adorábamos, pero éramos muy jóvenes aún y a su vez comenzaron a golpearnos otros acontecimientos de la vida más adulta. No supimos manejar nuestras emociones como hubiésemos deseado", recuerda Marie.

Estuvieron juntos por seis meses hasta que entre ellos - y aunque se amaban mucho - creció una distancia inexplicable y a ella se le rompió el corazón. Sumida en un profundo dolor, Mariela se focalizó en terminar el secundario. Tiempo después decidió irse del pueblo a estudiar y recién cinco años más tarde intentó construir una nueva relación. A José Luis no lo volvió a ver.

Amor adolescente.
Amor adolescente.

Volver

El año 2013 la vio regresar al pueblo definitivamente. ¡Volver, cuántos sentimientos encontrados! Años de crecimiento personal y profesional habían fluido como si se hubiera tratado de un paréntesis en otra vida y otra dimensión. Había tenido otra pareja, había sido madre y, sin embargo, al retornar todo a su alrededor parecía haber quedado detenido en tiempo y espacio, aunque ella, sin dudas, había madurado y cambiado.

De pronto, la Mariela del presente se había reencontrado con la del pasado y varios recuerdos y emociones afloraron. Y José Luis, por supuesto, formaba parte de sus historias de antaño. "Sabía que él había regresado a su pueblo de origen en el año 2011 y que venía de visita al mío a ver a mis tíos, porque entre ellos se había forjado una linda amistad. Sin embargo, en mis viajes anteriores a mi vuelta nunca nos habías cruzado", asegura.

No lo hicieron hasta octubre del 2018, más de 22 años después. Coincidieron en el cumpleaños de su tío y Mariela tuvo que aguantar las cargadas previas de sus primos. "Sabían que él iría y ellos bromeaban diciéndome que `donde hubo amor cenizas quedan´, pero yo les aseguraba que era del tipo que no se tropieza dos veces con la misma piedra", ríe.

Reencuentro.
Reencuentro.

Una fiesta y una confesión

El día de la fiesta se saludaron de lejos, Mariela evitó acercarse, la incomodaba la situación porque estaba con su hija de ocho años y porque deseaba ahorrarse las cargadas familiares. Pero una vez transcurrido el evento y con una sonrisa cómplice, su tío le comentó que José Luis había preguntado por ella. ¿Por qué no se había acercado a hablar con él, aunque sea un poco?", se cuestionó.

Fue el jueves 18 de octubre del 2018, que ella decidió enviarle una solicitud de amistad, que por la noche fue aceptada, seguida por un mensaje para intercambiar números telefónicos. "Justo te busqué hoy por las redes, pero como tu apellido es difícil no te encontré", le dijo él. A partir de ese día comenzaron a escribirse sin descanso y luego a hablar, hasta esa noche en que llegó la confesión: "Nunca te olvidé", lanzó José Luis y ella murió de amor.

"Me di cuenta de que desde aquellos años de juventud habían pasado 22 años en donde de alguna manera me había dejado llevar por lo complejo de la vida, y que había dejado que parte de mí se adormeciera, se cerrara completamente. Yo tampoco lo había olvidado y siempre, consciente o inconscientemente, buscaba a alguien como él", expresa emocionada.

Mariela y José Luis.
Mariela y José Luis.

Con la complicidad de una de las primas de Mariela, se reencontraron el 3 de noviembre del 2018 y se fundieron en un abrazo inolvidable. A partir de entonces dejaron renacer una historia que jamás había muerto. Al tiempo decidieron casarse y el 3 de noviembre de este año oficializaron un amor que alguna vez se había extraviado, pero que un día supo cómo volver.

En la tarjeta de la boda los invitados pudieron leer: "Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos".

Si querés contarle tu historia a la Señorita Heart, escribile a corazones@lanacion.com.ar con todos los datos que te pedimos aquí.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.