Tratamiento. "Me puse bótox y esta fue mi experiencia"

Crédito: Shutterstock
(0)
4 de julio de 2019  • 11:54

Testimonio de Lucía Numer, 36 años

"Yo tenía muy marcado el entrecejo, pero era muy antibótox porque sentía que iba a quedar como Nicole Kidman. Mi miedo era que se me notara y quedar toda inflada. Pero mi dermatóloga me decía que iba a estar bueno ponerme un poco en el entrecejo como preventivo ya que el bótox, al relajar la epidermis, hace que se te deje de quebrar la piel, que es lo que marca la arruga. Yo no me animaba, sentía que después me iba a reír y no se me iba a mover la cara. Tenía ese miedo de quedar plastificada. Pero cuando ella me dijo que tenía bótox en la frente y yo ni me había dado cuenta, me animé. Me pusieron muy poquito. Me lo inyectaron con una miniaguja y fue como si nada. No me quedó marca ni sentí dolor. De ahí me fui directo a una reunión de trabajo y nadie lo notó, ni yo misma al mirarme al espejo. Es que el efecto es progresivo, se te activa a la semana. Eso está bueno porque te ayuda a que te vayas acostumbrando a verte diferente. Otro dato que me pareció clave saber para convencerme es que si no te gusta cómo te queda, te lo pueden disolver. Si una ceja te quedó más arriba que la otra, ponele, volvés y te lo disuelven. Eso no lo sabía y cuando me enteré, fue un antes y un después. Lo que sí es fundamental es elegir con quién te lo hacés, chequear bien que sea una médica seria, que trabaje con buenos productos (a mí me aplicaron el de la marca Botox), y decidir qué arrugas vas a combatir. No está bueno ponerte bótox en el entrecejo, la frente, las patas de gallo, el bozo. Elegí uno o dos lugares, para no perder la frescura".

  • Cuánto sale: de $5500 a $9000, dependiendo de la zona.
  • Dónde podés hacerlo: Pure Skin Dermatología, Cabrera 4778, dpto. 2.

Para saber más

Obtuvo el primer lugar en el ranking de los cinco tratamientos mínimamente invasivos más solicitados según el último informe de la American Society Aesthetics Plastic Surgery (ASAPS) 2018. La toxina botulínica tipo A, también conocida como botox, hace ya 20 años se convirtió en el tratamiento estético más pedido. ¿Cuáles son los motivos que hacen que cada vez más hombres y mujeres lo elijan?

"La aplicación de botox es un proceso mínimamente invasivo rápido e indoloro. Consiste en micro inyecciones en la zona a tratar cuya aplicación lleva pocos minutos y los pacientes pueden continuar con su ritmo de vida habitual sin inconvenientes", explica el Dr. Lucas Ponti, mpedico dermatólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. Ideal para las arrugas de la parte superior de rostro, es decir, de la frente, el entrecejo y las patas de gallo, también puede usarse para las arrugas de la nariz, algunas zonas del cuello, las comisuras de los labios y para delinear el contorno de la cara y recolocar las cejas.

Es que cada vez que nos expresamos, reímos o lloramos, los músculos de la cara se contraen y, con el paso del tiempo, se forman arrugas en esas áreas. "En ese sentido, el botox cumple dos funciones: prevenir la formación de arrugas y tratar las existentes. Los pacientes que recurren al botox por arrugas existentes retrasan notoriamente la aparición de nuevos surcos de expresión y a los pacientes más jóvenes se les puede aplicar para prevenir la formación en aquellas pequeñas marcas que nos indican exactamente donde se formará la arruga dinámica", indica Raúl Banegas, Cirujano plástico y miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica (SACPER).

  • Resultados. Los efectos iniciales son visibles entre 48 a 72 horas después del tratamiento, y los máximos resultados son visibles a partir de los 15 días. La pérdida del efecto es gradual y la duración de sus resultados es de 4 a 6 meses, dependiendo del metabolismo de cada paciente, la técnica de aplicación y la dosis utilizada. "También es importante el manejo de las expectativas. A través de la fotografía podemos mostrarle a la paciente lo que vamos a trabajar. Porque una cosa es la percepción que el paciente tiene de lo que el médico le dice y otra cosa es mostrarle y que comprenda que todos los rostros tienen asimetrías".
  • Riesgos. Si bien no es un proceso quirúrgico, es fundamental que la aplicación sea realizada en consultorios habilitados, con un profesional médico. El profesional debe saber evaluar los músculos, su movilidad y el tono y la estructura de la piel (hoy es posible individualizar la dosis de acuerdo a la necesidad de cada paciente).
  • Complicaciones. "A largo plazo no hay complicaciones demostradas y eso lo respaldan los 30 años que cumple bótox en el mercado este año y que ya hay personas que se lo han colocado durante 30 años sin ningún tipo de problema", asegura Ponti. A tener en cuenta: en el momento de la aplicación puede haber algún tipo de asimetría o, cuando se trabaja en el área de las patas de gallo o de la frente, que se caiga el párpado. "Estos inconvenientes son son totalmente reversibles. De aquí la importancia de buscar especialistas médicos para su aplicación", agrega el experto.

Para tener en casa

Crédito: Gisela Filc. Producción de Eloísa Von Wernich

Chronos: serum Intensivo Multiaclarador, Natura, $1660. Urban skin detox: máscara matificante peel-off, Nivea, $285. S kinbioma: face mask con activos prebióticos y fosfolípidos derivados del girasol, Lidherma, $110. Le soin noir 3: con savia negra de alga vital, Givenchy, $14,600.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.