Twitteratura. De qué se trata esta nueva forma de contar relatos

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Unsplash
Nathalie Jarast
(0)
21 de junio de 2019  • 14:43

¿Leer El Quijote en tweets? ¿Novelas por entregas de a 280 caracteres? ¿Microrrelatos? Todo esto es la twitteratura, un concepto difuso, pero que resume bien su espíritu: literatura en Twitter.

Orígenes

En 2009, Emmett Rensin y Alexander Aciman, dos alumnos de la Universidad de Chicago, decidieron compartir clásicos de la literatura en no más de 20 tweets. Así, Moby Dick o La metamorfosis se adaptaron a la red social, que en ese entonces solo permitía 140 caracteres, y el experimento derivó en un libro titulado Twitterature.

Sin embargo, esta noción también abarca obras originales escritas en breves entregas e historias colectivas, donde la trama se construye entre varios autores. Incluso escritores reconocidos han experimentado con estas posibilidades narrativas. Entre ellos, Margaret Atwood, autora de El cuento de la criada, que en 2015 aceptó participar del #TwitterFictionFestival.

Pero el término cobró potencia en los últimos tiempos. En el verano pasado, Twitter organizó el primer concurso de twitteratura, llamado #FeriadelHilo y presentado en la Feria del Libro de Madrid, un espacio canónico para los libros en papel. Entre el 27 de mayo y el 9 de junio se da la segunda edición de este certamen.

¿Qué es la twitteratura?

Son textos, originales o clásicos que adoptan diversas formas: tweets, retweets, favoritos, hilos, imágenes o videos.

"Como todo concepto nuevo, suena bastante ridículo. Refiere a producir literatura vía Twitter", señala Pablo Maurette, escritor, ensayista y uno de los impulsores de las lecturas colectivas de clásicos. La idea es dar forma a cada historia en 280 caracteres. Términos como twiller (tweet + thriller) o twovel (tweet + novel) también designan estas manifestaciones narrativas. En una red donde abundan los comentarios de actualidad, la ficción abre su paso y se generan nuevas historias de transmisión digital. Las características de la red alientan la lectura fugaz y colectiva: "Creo que tienen éxito simplemente porque la gente vive en las redes sociales. Estas las hacen sentir acompañadas, formar parte de algo. La literatura es, esencialmente, una actividad compartida", reflexiona Maurette.

Lectura colectiva

En Latinoamérica, tuvieron mayor éxito las lecturas colectivas, donde se elige un clásico (La divina comedia, El Quijote, La ilíada) y se establece un ritmo de lectura (un canto por día, un capítulo por semana). Cada usuario lee por su cuenta y comenta en Twitter con un hashtag preestablecido que funciona como llave de acceso al enorme grupo de lectura visual.

El año pasado fue el turno de La divina comedia, con la propuesta de Maurette de leer un canto al día. Así, con #Dante2018, que llegó a ser trending topic, miles de personas compartieron sus lecturas del clásico italiano. Algunos reprodujeron fragmentos, otros ilustraron pasajes y otros reinterpretaron sus palabras. Luego se sumaron otros hashtags: #Cervantes2018 y #Bocaccio2018. Lo que permite la red es la democratización. El especialista y el que lo lee por primera vez pueden hablar por igual en Twitter. La idea es que la twitteratura despierte la curiosidad de nuevos lectores, como parte de una literatura electrónica que exige participación activa de la comunidad. Este año, el hashtag #Shakespeare2019 abre las páginas para la lectura colectiva del autor inglés.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.