Un buen baño

Puede ser una ocasión maravillosamente gratificante si se lo prepara con dedicación. Además, agregando aceites esenciales, geles o sales se obtienen diferentes resultados para un relax total o una sesión de hidroterapia energizante. Cómo lograr el mejor clima
(0)
25 de septiembre de 2005  

1. Es indispensable preparar el ambiente con algún aroma, de acuerdo con el gusto personal. Pueden utilizarse sahumerios, aceites esenciales o velas aromáticas. También es bueno poner música suave y luz tenue.

2. Al llenar la bañera, abrir totalmente la ducha y dejar correr el agua bien caliente. Mientras tanto, aprovechar el vapor, que abre los poros y ayuda a eliminar las toxinas.

3. Existen diversos métodos de hidroterapia, la mayoría de los cuales son ideales para la relajación después de haber hecho grandes esfuerzos. Son útiles cuando se tienen contracturas, piernas "pesadas" y estados de agotamiento físico o mental.

4. Para energizar y desintoxicarse, nada mejor que agregar sal marina al agua. Si lo que se desea es hidratar la piel, deben usarse espumas de baño.

5. El té también ayuda durante la inmersión, pues sus propiedades no sólo se transmiten al tomarlo. Una sesión de hidroterapia a base de tilo dará calma. Por el contrario, la menta y el eucalipto son revitalizantes. Además, la manzanilla y la malva devuelven flexibilidad a la dermis.

6. Es conveniente permanecer sumergido unos 20 a 30 minutos. Una vez a la semana, es recomendable hacerse un pulido corporal con alguna crema exfoliante.

7. Finalmente, antes de salir, entibiar el agua (puede agregarse un poco de agua fría o dejar que el calor se diluya con el paso del tiempo); así se estimula la circulación sanguínea y linfática.

8. ¡A disfrutar del resultado!

Agradecemos a los especialistas de Evian Agua Club & Spa por los consejos y la colaboración prestados para esta nota

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?