Un cocodrilo devoró a una científica en Indonesia mientras ella lo alimentaba

Los empleados del laboratorio sospechan de que el cocodrilo se paró sobre sus patas traseras y capturó a la investigadora, que permanecía de pie al otro lado de esta pared mientras le daba de comer. Luego la devoró viva en el estanque.
Los empleados del laboratorio sospechan de que el cocodrilo se paró sobre sus patas traseras y capturó a la investigadora, que permanecía de pie al otro lado de esta pared mientras le daba de comer. Luego la devoró viva en el estanque. Crédito: ViralPress
(0)
14 de enero de 2019  • 15:27

Un cocodrilo se comió viva a una investigadora en Indonesia tras atacarla en el momento en el que lo alimentaba en el laboratorio de conservación de especies donde trabajaba en Tomohon, una ciudad en el centro de ese país.

Deasy Tuwo, de 44 años, era la jefa del laboratorio del centro de conservación de especies en North Sulawesi, en Indonesia.
Deasy Tuwo, de 44 años, era la jefa del laboratorio del centro de conservación de especies en North Sulawesi, en Indonesia. Crédito: ViralPress

Se cree que el ataque ocurrió el viernes por la mañana. Deasy Tuwo, de 44 años, fue arrastrada por el reptil de más de cinco metros de largo al estanque en el que permanecía cuando alimentaba al animal.

Las autoridades locales suponen que el cocodrilo, llamado Merry, se paró sobre sus patas traseras y saltó la pared de dos metros y medio que separaba el recinto de su cuidadora para capturarla con sus fauces. En la pileta de su estanque artificial, se la tragó viva, quitándole el brazo izquierdo y despellejando su torso.

El cocodrilo, llamado Merry, fue hallado reposando con los restos de la científica aún en sus fauces. El animal opuso resistencia cuando los rescatistas intentaron recuperar el cadáver.
El cocodrilo, llamado Merry, fue hallado reposando con los restos de la científica aún en sus fauces. El animal opuso resistencia cuando los rescatistas intentaron recuperar el cadáver. Crédito: ViralPress

El personal de las instalaciones del complejo CV Yosiki Laboratory descubrió lo que había pasado cuando vieron una "forma extraña" en el agua. Resultó ser el cocodrilo con los restos de la víctima entre sus mandíbulas. Los rescatistas lucharon para recuperar el cadáver pero el animal se resistía violentamente a cada intento por recobrarlo.

"Deasy era la jefa del laboratorio. Una persona apasionada por los animales. Estamos consternado por todo lo que ocurrió", contó Merry Supit, una colega de la mujer asesinada, al periódico The Sun. Erling Rumengan, otro compañero de trabajo, contó que tuvieron miedo de acercarse al reptil y que apenas notaron que era el cuerpo de la científica llamaron a la estación de policía.

El animal fue inmovilizado y enviado en un camión a un centro de rescate de vida silvestre en el distrito de Bitung, donde se le realizarán estudios médicos en su estómago. Merry, que era alimentado con pollo fresco, atún y carne todos los días, poseía un comportamiento agresivo. Había atacado a otros cocodrilos en el pasado e incluso mató a uno con el que compartía su recinto.

El reptil depredador fue atado y trasladado en camión un centro de vida silvestre para hacerle estudios médicos en su estómago.
El reptil depredador fue atado y trasladado en camión un centro de vida silvestre para hacerle estudios médicos en su estómago. Crédito: ViralPress

Por el momento no hay pistas sobre el paradero del propietario de la institución. Los organismos encargados de investigar el caso trataron de ponerse en contacto con él pero no pudieron localizarlo. Solamente se informó que se trata de un empresario japonés, cuyo nombre se desconoce. Tampoco confirmaron si el propietario tenía permiso para tener cocodrilos en el establecimiento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.