Un perro sacrificó su vida para salvar a un niño del ataque de un lobo