Un PH con mucha luz

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Laura Saint-Agne
Espacios integrados y un patio lleno de verde que da la sensación de vivir todo el año de vacaciones.
Carolina Cattáneo
(0)
6 de abril de 2016  • 00:00

Tanto lo deseaba que quizá por eso lo presintió. Hace tres años, un día, Lucía de la Fuente (32, abogada) dijo en voz alta: "Mañana encuentro mi casa". Hacía tiempo que estaba buscando un lugar para mudarse y, al día siguiente de aquella certeza infundada, la casa, efectivamente, apareció. Un frente poco alentador en Núñez le deparó la sorpresa. Escondido al fondo y pegado a las vías del tren, la esperaba un PH antiguo con un patio, dos parras añejas y mucho por hacer. El estado de la casa la hizo dudar, pero confió. Tras once meses de obra, mucha ansiedad por verla terminada y unas ganas enormes de mudarse, por fin se instaló. A los pocos meses, conoció a Juan Cruz y lo que empezó sola siguió de a dos. La planta baja es un gran ambiente en el que todo se comunica y donde la escalera que avanza sobre los muebles de cocina y sube hacia el segundo piso es la gran protagonista. En el living instaló un megasillón de 2,40 metros, un juego de sofás individuales, dos cubos de acrílico y una alfombra de cruces pampas. "Acá estamos todo el tiempo. Leemos, comemos y miramos series y películas", dice Lucía.

La cocina

Este rincón de la casa es pura inspiración. amamos la serie de cuadritos en el descanso de la escalera (los pintó el tío de Lucía), los espejos en la alzada de la mesada para dar amplitud y el shock de color con la puerta de la alacena pintada rojo intenso.

Comedor

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Laura Saint-Agne

Acá, sin dudarlo, el hit es la gran mesa de madera. La hizo hacer con dos tablas de un roble que se cayó en la casa de su tía y con un soporte de hierro. En el techo, sobre la mesa, una lámpara de papel colgante de Ikea que le trajeron de regalo de un viaje.

La gloria de este ambiente son sus puertas-ventanas de vidrio corredizas, que desde adentro dejan ver el verde del jardín y que, al abrirse por completo, desdibujan los límites entre el interior y el exterior y dan lugar a un espacio integrado.

Patio

La mesa de concreto de lados irregulares, con bancos del mismo material, le dan al patio un toque moderno
La mesa de concreto de lados irregulares, con bancos del mismo material, le dan al patio un toque moderno Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Laura Saint-Agne

Contó con la mano de una paisajista que ayudó a Lucía a dejarlo como está: frondoso, variado y aromático. "Lo único que le pedí especialmente fue que hubiera jazmines y una dama de noche; por lo demás, le dije: ‘Ideá lo que quieras’".

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Laura Saint-Agne

Ahí pasa muchas horas, riega, poda o simplemente detiene el ritmo cotidiano para observar cómo crecen los lemon grass o cómo se tiñen de ocre las hojas del Acer palmatus en otoño. El verano lo amenizan con refrescaditas en una ducha al aire libre: "Fue un golazo –se alegra–, los días de calor te salva".

El cuarto

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Laura Saint-Agne

Como en el resto de la casa, tiene un ventanal desde donde puede admirar sus plantas y dejar entrar la luz natural. La onda se la ponen las cortinas, larguísimas, de una tela batik que compró en la calle Alsina. Cuesta alrededor de $50 el metro.

Sus preferidos

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Laura Saint-Agne

La vida de Lucía y Juan no sería la misma sin Pancho, un schnauzer mini que vive con ellos y es el rey de la casa. Sobre la mesa, el terrario que le hizo una amiga y es el objeto preferido de Lucía.

¿Qué te pareció este espacio como vivienda? También te mostramos Paso a paso: cómo renovar una antigua casona

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.