Un rancho de 60m2 con mucha onda

Una vieja construcción rural -apenas reformada y preciosamente decorada- se convirtió en el centro de la chacra familiar: un rincón cautivante en medio del campo donde despuntar la pasión por el polo
(0)
6 de julio de 2012  • 17:04

Producción: Matías Errázuriz | Fotos: Alejandro Mezza | Texto: Lucrecia Álvarez.

Los datos cronológicos indican que Marcelo Garrahan nació y creció en Lobos, que más tarde se casó con la decoradora Marcela Rodríguez Barrena y se fueron a vivir a Pilar. El polo siempre fue una constante en su vida compartida, una tradición familiar que despierta pasiones generación tras generación. Hace tres años, buscando un campo para largar los caballos al final de la temporada, encontraron éste, al lado del legendario club La Espadaña, donde Marcelo había pasado muchos y muy felices tiempos. El campo era perfecto; la casa, no: "Estaba en un estado de abandono absoluto", cuenta Marcela, a cuyo ojo experto no se le escapó el potencial de la construcción. Lo compraron y, para arreglarlo, esta vez ella contó con la colaboración de su marido, quien descubrió su propia habilidad para conseguir perlitas en pulgas y remates. Finalmente, lo bautizaron "La vuelta", por aquellos primeros años de Marcelo que comenzaron el ciclo que juntos vinieron a cerrar.

IDEAS RECICLADAS - Para marcar el camino de entrada se usaron durmientes de ferrocarril.

- Los restos de una bañadera que encontraron en el rancho hoy sirven como pintoresco macetero.

- Otro hallazgo del rancho viejo fueron unas rejas de balcón que se usaron en una de las ventanas del frente y como barral del vestidor.

- Las mesadas de la cocina y del baño se hicieron de mampostería revestida con el mismo cemento alisado utilizado en el piso.

- El comedor de la galería se armó con una mesa que había pertenecido a la carnicería del pueblo y que se pintó de rojo, en contraste con los bancos verdes.

- Un montón de rejillas de hierro, que aparecieron entre una pila de trastos, fueron incrustadas decorativamente en el cemento del contrapiso de la galería.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.