Opinión. Un trabajo sin red, lleno de imprevistos