Una argentina recreó la escena del orgasmo de "Cuando Harry conoció a Sally"

Pilar Cabrera, la instagrammer detrás del video que divirtió a todos.
Pilar Cabrera, la instagrammer detrás del video que divirtió a todos.
(0)
21 de mayo de 2019  • 11:51

Un nuevo video está circulando en las redes y generando toda clase de aplausos entre la tribuna instagramera: Pili Cabrera, creadora de la cuenta de maternidad @soymamarula (una mamá multitasking de 3 hijos, tal y como ella se define) estuvo de paseo por New York y aprovechó su visita a Katz Deli, el icónico dinner que se popularizó en la película "Cuando Harry conoció a Sally", para subir su propia versión de la famosa escena de la película de Meg Ryan.

Libre de las miradas prejuiciosas que podría haber recibido en algún café local, Cabrera se animó a subirle el volumen a su interpretación del momento en el que el personaje de Sally le demuestra a Harry cómo las mujeres pueden fingir los orgasmos en la cama sin que sus partenaires se den cuenta en lo más mínimo. Rodeada de gente que no conoce, cuando finaliza recibe la ovación de otros comensales del café, quienes al principio se ven desconcertados y después parecen captar la situación y ríen divertidos con ella.

El video, que fue filmado por un mozo desde una mesa contigua, ya acumula más de 8860 "me gusta" y tiene más de 264 comentarios de mujeres que destacan la valentía de la instagrammer de maternidad, que destila humor en cada ocasión que puede.

"En mi cuenta siempre subo videos, que edito y armo yo, bailando o contestando preguntas. Mientras estaba de viaje, una seguidora me escribió pidiéndome que por favor pasara por Katz para comer un sandwich de pastrami y recrear la escena. Así que lo hice. Fui al bar y hablé con un mozo, que fue el que me grabó, y que también me advirtió que no todos los que estaban ahí iban a conocer la película", nos contó Cabrera. Consultada sobre cómo hizo para sobreponerse a la vergüenza, añadió: "Me dije a mi misma que lo tenía que hacer, sobre todo porque mis seguidores se iban a morir de la risa. Tenía que hacerlo y romper esa barrera. Cuando salí del local pegué un grito de liberación, por haberlo logrado. Mi marido me esperaba en la puerta porque no podía más de la vergüenza, y me contó lo contento que se puso cuando escuchó el aplauso generalizado. El siempre me apoya en estas cosas".

¿Vos qué pensás de su performance? ¿Te hubieras animado a hacerla?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.