Una banda milagrosa

El grupo de Daffunchio y Sokol vuelve al disco, luego de casi cuatro años, con Esperando el milagro . Rock duro y melodías pop conviven en un mismo universo
(0)
23 de mayo de 2003  

Casi cuatro años le llevó a Las Pelotas tener un nuevo disco en la calle. Que sí, que no, que la crisis, que las peleas, que los problemas personales... Y Esperando el milagro es el fiel reflejo de ese extenso período: trece canciones seleccionadas con cuidado, con tiempo, que, en cierto punto, marcan una apertura musical de la banda (la inclusión de una corista y un sonido extraído del pop británico en hermosos temas como Será y Abejas dan cuenta de ello). Daffunchio y Sokol se turnan para cantar con melancolía, rabia, inocencia o desparpajo. Como lo vienen haciendo desde hace catorce años, los dos ex Sumo se reparten roles para producir la química que hizo de Las Pelotas un grupo único en la escena local. La misma que une en un mismo universo musical el aire fresco de las sierras cordobesas y el colérico y paranóico sonido del infierno urbano. Rock de guitarras crudas y tecno áspero entremezclado con melodías claras y limpias. Sí, el milagro que hace posible que Las Pelotas siga en camino.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.