Una escuela de liderazgo para ejecutivos y dirigentes llamada Abraham Lincoln

El autor de este artículo, historiador de la Escuela de Negocios de Harvard, analiza los atributos personales del 16° presidente de EE.UU.
Nancy F. Koehn
(0)
23 de febrero de 2013  

NUEVA YORK.- El enorme legado de Abraham Lincoln es un peso para cualquier presidente norteamericano. Para liberar a su pueblo, para preservar la Unión, "para sanar las heridas de la nación": la presidencia de Lincoln, en un momento de grandes pasiones morales de la historia de los Estados Unidos, es un caso de estudio en liderazgo de alto vuelo.

En estos días en los que todo es sobre Lincoln -probablemente, Steven Spielberg ya está contando sus Oscar-, los ejecutivos y empresarios de toda raza podrían desempolvar sus libros de historia y prestar más atención a la que podría llamarse la escuela de management Lincoln.

Incluso antes de la llegada de Lincoln , la película, ya existía entre los líderes del país una suerte de culto alrededor del 16° presidente. Los altos y no tan altos directivos siempre han buscado inspiración en su vida y en su obra. Pero ahora que Barack Obama encara un nuevo mandato y que los capitanes de la industria tienen problemas para seguirle el paso a la vertiginosa transformación de la economía global, las lecciones que dejó Lincoln parecen más actuales que nunca. Son lecciones que demuestran la importancia de la resiliencia (esa capacidad de resistencia y recuperación), la tenacidad, la inteligencia emocional, la escucha reflexiva y la minuciosa evaluación de todos los ángulos de un argumento. También demuestran el valor que tiene ser fiel a una misión más grande.

"La presidencia de Lincoln es un aula enorme y bien iluminada para los líderes empresarios que busquen construir organizaciones duraderas y exitosas -dice Howard Schultz, director ejecutivo de Starbucks-. Lincoln siempre aspiraba a más, y siempre convocaba a los ciudadanos a tomar caminos más elevados y a abocarse a propósitos que fuesen más allá de ellos mismos. La escucha y la autenticidad son cualidades esenciales en un líder, ya sea que a uno le toque conducir un país en tiempos de guerra o a una compañía en un período de transformación."

Como historiador de la Escuela de Negocios de Harvard, he sido alumno de Lincoln por más de una década. He escrito un caso de estudio y varios artículos sobre su presidencia y he conversado extensamente sobre él con ejecutivos y empresarios. La película Lincoln , que sigue paso a paso sus esfuerzos para garantizar la aprobación de la 13a. Enmienda, que declaró la esclavitud como inconstitucional, ofrece amplia evidencia de sus habilidades de liderazgo. Pero para mí, el mejor ejemplo para apreciar sus fortalezas de liderazgo se encuentra en una experiencia más temprana, con la redacción de la Proclama de Emancipación.

Antes y después de la firma de esa proclama, Lincoln debió enfrentar una seguidilla de reveses militares, una intensa oposición política, su propia depresión y sus dudas. En el verano de 1862, las fuerzas confederadas, al mando de Robert E. Lee, atacaron "repetida e incansablemente, con una valentía rayana en la inconsciencia", como escribió el historiador James M. McPherson. Quienes apoyaban a la Unión advirtieron que la Guerra Civil sería mucho más larga y sangrienta de lo que imaginaban.

Bajo la tormenta

Periódicos y políticos del Norte asediaban al gobierno con acusaciones de incompetencia. El número de voluntarios del ejército de la Unión menguaba. Entre los abolicionistas, quienes desde el principio de la guerra urgían a Lincoln para que avanzara contra la esclavitud, la frustración era cada vez mayor. Lincoln describió su propio estado como "tan inconsolable como podría estarlo y vivir". Y en el ámbito personal, la muerte de su hijo Willi, de 11 años, cinco meses antes, todavía causaba enorme pesar tanto en él como en su esposa. Sin embargo y a pesar de todo su sufrimiento mental, Lincoln nunca les dio lugar a sus miedos más oscuros. Su capacidad de resistencia y recuperación y su compromiso con la preservación de la Unión lo ayudaban a seguir adelante.

La capacidad de experimentar emociones negativas sin por ello hundirse es vital tanto para los ejecutivos como para los empresarios. Ari Bloom, asesor estratégico de empresas relacionadas con el consumo, lo explica de esta manera: "Nada te prepara para los altibajos emocionales que siempre se producen cuando se empieza un negocio nuevo. Siempre habrá obstáculos, más grandes o más pequeños, desde cuestiones personales hasta atraso en la entrega de insumos, desde pagos atrasados hasta huracanes". Para atravesar esos obstáculos, los empresarios deben mantener la compostura profesional y ser fieles a su visión y a su propia integridad, dice Bloom.

"Parte de la habilidad de Lincoln para avanzar en ese terreno tan difícil era su inteligencia emocional y la profunda fe que alimentaba su visión de futuro. Pero también su modo de buscar consejo y reunir información de un amplio espectro de personas, incluidos aquellos que no estaban de acuerdo con él. Eso es importante para consolidar cualquier empresa, porque uno tiene que saber escuchar a los clientes, los empleados, los proveedores y los inversionistas, incluidos aquellos que son críticos de nuestra gestión", agrega.

La habilidad de Lincoln para manejar la palanca de cambios en momentos difíciles, sin por ello abandonar el objetivo final, es una lección vital para aquellos líderes que ocupan cargos en medio de las actuales turbulencias.

En algún momento entre fines de junio y principios de julio de 1862, Lincoln empezó a redactar el borrador de la que sería la Proclamación de Emancipación. El 22 de julio, le comunicó a todo su gabinete que había "tomado la decisión de dar ese paso, y que no los había convocado para consultarlos al respecto", sino para "presentarles el proyecto de la Proclamación". Lincoln siempre había sido un pensador pausado y minucioso, que examinaba cada asunto desde todos sus ángulos. El gabinete estaba dividido en cuanto a la proclama, pero a esas alturas era muy improbable que pudiesen disuadirlo. Sin embargo, el secretario de Estado, William H. Seward, sugirió que el presidente aguardara hasta la victoria de la Unión para luego lanzar la proclama, para que no pareciese la última medida de un gobierno exhausto. A mediados de septiembre de 1862, después de la sangrienta victoria de Antietam, donde murieron o fueron heridos más de 20.000 soldados de ambos bandos, Lincoln hizo pública la Proclamación de Emancipación. Era un acto radical. Transformaba el significado y el alcance de la Guerra Civil. Lo que había comenzado como un conflicto para salvar la Unión se había convertido en una contienda para salvar un país nuevo y diferente, donde la esclavitud fuese abolida para siempre.

Ante la Proclamación, los estadounidenses reaccionaron con vehemencia. Los abolicionistas celebraron su llegada, pero muchos de los correligionarios de Lincoln la tacharon de inconstitucional. En el Sur, el presidente de la Confederación, Jefferson Davis, tildó la proclamación de intento de instar a la insurrección de los siervos, diciendo que era una razón más para que la Confederación luchara por su independencia. En noviembre de ese año, los efectos de la Proclamación de Emancipación, las cuantiosas pérdidas humanas de la guerra y el deterioro de las posiciones militares del gobierno se combinaron para que el partido del presidente sufriera un revés en las elecciones de mitad de mandato.

Frente a ésos y otros contratiempos, la depresión de Lincoln se agudizó, pero su compromiso con la proclama no flaqueó. Cuando firmó el documento final, convirtiéndolo en ley, era consciente de estar modificando un paisaje que se había vuelto mucho más abarcador que cuando asumiera como presidente. Y advirtió que debía comunicar a los demás ese compromiso inalienable para con un objetivo superior.

En el transcurso de la guerra, Lincoln fue capaz de experimentar una amplia gama de emociones, sin por eso actuar al calor de éstas ni de un modo que pudiese conspirar contra una misión integral.

Es crucial que los líderes practiquen ese tipo de templanza. Su experiencia cotidiana es emocionalmente muy exigente. Las comunicaciones instantáneas a toda hora del día, como el mail, los mensajes de texto y las redes sociales, suelen generar aún más turbulencia y confusión. Los ejecutivos enfrentan el desafío de atravesar sus propias emociones y las de los demás con gran consideración y reflexión previa. Tal como Lincoln lo advirtió, la primera reacción que nos viene en mente no siempre es la más sabia. Él fue capaz de aprender y crecer en medio de enormes calamidades. Su historia, como ninguna otra, demuestra que los líderes no sólo construyen el momento: van a su encuentro, y en ese proceso, ellos mismos son transformados.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.