Una explosión de colores en pocos metros