Una huerta en casa

Es posible tener una huerta en nuestra casa. Ilustración: Sol Verdier.
Es posible tener una huerta en nuestra casa. Ilustración: Sol Verdier.
(0)
14 de junio de 2016  • 10:54

Hace un tiempo que vengo investigando acerca del mundo de las huertas. Considero que es el paso necesario para impulsar nuestra soberanía alimentaria, tanto en el campo como en la ciudad. ¿Pero cómo arrancar? Leí el material del INTA, (el Manual de cultivos para la Huerta Orgánica Familiar) hablé con gente que está en el tema y comprendí que no es imposible, aun en espacios pequeños.

Las huertas son una solución para muchas personas que quieren gestionar su propio alimento y saber que su comida no fue tratada con pesticidas tóxicos para la salud.

Así llegué a Huerta Madre, un emprendimiento que hace un año instala huertas a domicilio y fomenta el cultivo agroecológico y la alimentación sustentable. Andy Ventura y Lorenzo Mariuzzo son socios y se ocupan del cultivo y la difusión de una idea tan simple como efectiva: volver a tener contacto con la tierra.

-Nació con la idea de que la gente vuelva a conectarse con la tierra, a hacer huertas autosustentables, que en lugar de ir a la verdulería, vayas directamente a tu huerta.

Antes, Lorenzo vivía en un departamento con balcón y se las había arreglado para colocar un piso, un drenaje y aprovechar el sol que les daba vida a sus cebollas de verdeo, a sus aromáticas y a sus puerros. Hasta que le cayó la ficha de que en la zona en donde él visitaba a sus clientes del mundo de la publicidad, en Pilar, había enormes extensiones de tierra desperdiciadas en las mismas casas, que podían volverse productivas.

- Se nos ocurrió la idea de hacer algo sustentable y que la gente vuelva a la tierra como hacían nuestros abuelos, los que vinieron de España, de Italia, que cultivaban su huertita y no desperdiciaban ni un centímetro. Y explicarles lo importante es para los chicos saber de dónde viene lo que comen. Acostumbrados a pedir todo en la verdulería, la experiencia de tocar la tierra tiene un valor especial.

Los conocimientos que se fueron perdiendo, vuelven a estar vigentes. Si se trata de una moda, dice Lorenzo, bienvenida sea. Hoy Huerta Madre tiene huertas para consumo personal y para mostrarles a los clientes que no es tan difícil hacerlo, y además tiene talleres en donde enseñan a cultivar.

-Las plantas aromáticas crecen muy rápido, se puede plantar orégano y romero en cualquier época del año, como son plantas perennes, soportan bien el frío y el calor. Cada vez que plantemos en un balcón, debemos ser conscientes del sol y saber cuántas horas recibirán sus rayos. Con tres o cuatro horas de sol por día, se puede plantar aromáticas.

En el km 50 de Pilar, frente al shopping, hay un container reciclado que es local y también se transformó en vivienda. Lorenzo lo hizo a mano, con ayuda del padre, cortaron las aberturas con una amoladora y armaron un espacio funcional. Dice que se podría implementar la opción de los techos verdes, que en Europa es común. El aprovechamiento de los recursos también está presente en esos detalles, que demuestran creatividad.

Huertas de 1,20x0,60x0,40 ideales para canteros- Foto: Huerta Madre.
Huertas de 1,20x0,60x0,40 ideales para canteros- Foto: Huerta Madre.

Oficina y vivienda. Un container reacodicionado. Foto: Huerta Madre.
Oficina y vivienda. Un container reacodicionado. Foto: Huerta Madre.

Lorenzo habla de la importancia de sembrar y plantar de acuerdo al ritmo de la naturaleza, para poder comer, por ejemplo, tomate y berenjena, en verano. Y en invierno, brócoli, repollo, rabanito, zanahoria y lechuga. Para eso siguen el calendario biodinámico Se ocupa de rotar los cultivos y utiliza técnicas naturales para cuidar a las plantas, sin necesidad de recurrir a ingredientes tóxicos para el ser humano. Cada tanto hacen pruebas, el mes pasado consecharon cerca de cuarenta choclos, de una variedad multicolor llamada ¨Glass Glem", que proviene de los pueblos originarios del centro sur de México y creció perfecta en tierras argentinas.

Variedad Glass Glem, de los pueblos originarios del centro sur de Mexico. Foto: Huerta Madre.
Variedad Glass Glem, de los pueblos originarios del centro sur de Mexico. Foto: Huerta Madre.

¿Qué tal si lo implementamos? El requisito indispensable es tener un espacio en donde le dé el sol, un patio, un jardín, un balcón, una terraza, incluso se puede hablar en el consorcio, si vivís en un edificio, para tener una huerta compartida en el techo. Algo de eso se puede ver en este videode Carlos Briganti, el Reciclador. Con los cuidados necesarios, en poco tiempo, vas a tener la posibilidad de disfrutar los vegetales de tu propia huerta.

Muchas gracias a Sol Verdier por tu hermoso dibujo.

Me pueden escribir a kariuenverde@gmail.com

Abrazo grande.

Kariu

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?