Una infusión que posee una historia y un gran potencial

En la Argentina podríadifundirse aún más
En la Argentina podríadifundirse aún más
(0)
22 de junio de 2002  

Esta infusión tiene una gran difusión en los países europeos. Pero nosotros, pese a ser grandes productores, no contamos con una gran variedad de sabores. En la medida en que aumenta el consumo, crece la demanda por cierta diversidad. Esto ocurre sólo si la cultura del té se difunde. Lamentablemente, esto aún no ha sucedido en nuestro país. En lo personal me considero un verdadero consumidor de este tipo de bebida. Es menos agresiva que el café y se puede combinar con las comidas. Tiene un potencial enorme; sólo es cuestión de que la gente lo descubra.

En países como China, Japón, el Tíbet, la India y Turquía existe una tradición muy arraigada y costumbres definidas en lo que hace a la ceremonia del té. Lo mismo ocurre en Irán, Afganistán, Rusia, Egipto, Marruecos y el Reino Unido. Allí se realizan los blends o mezclas para lograr distintos sabores (China Black, Earl Grey, English Breakfast Jasmine, Keemun, Ceilán, Darjeeling).

Por otra parte, son muchas las leyendas e historias que hacen referencia a su origen y propiedades. Tal vez lo más importante sea que, como resultado de su descubrimiento, se logró una agradable bebida, que era mucho mejor que el agua hervida y tenía la propiedad de mantener el sueño a raya.

Se descubrió que era posible producir un amplio espectro de sabores. Eso se logra cultivando las plantas en diferentes tipos de suelos y climas, al igual que se hace con la vid. Los tipos de té se comparan a menudo con los vinos finos: el verde con el vino blanco; el oolong, con el rosado; el negro, con el tinto.

Sin duda, una buena infusión se debe presentar y consumir en hebras. El saquito resulta práctico para los apuros de la vida moderna. Pero los orientales, con su sabiduría, disponen del tiempo de un modo diferente. Por eso hacen un culto y una ceremonia a la hora de tomarlo. Por supuesto que, además de respetar sus tiempos, utilizan té en hebras.

Respecto de los accesorios, se ha desarrollado una gran variedad: diferentes tipos de teteras, cuencos, tazas, infusores, coladores, recipientes, cucharas, morteros. Claro que, hasta el momento, no todos ellos han tenido la difusión que hubieran merecido.

El autor de esta columna es responsable de El Gato Negro. Pertenece a la tercera generación de una familia dedicada al rubro de las especias, tes y cafés.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.