Una invasión de langostas sorprende a una ciudad en Arabia Saudita

La plaga comenzó en Eritrea y Sudán, propagándose rápidamente por las orillas del Mar Rojo
La plaga comenzó en Eritrea y Sudán, propagándose rápidamente por las orillas del Mar Rojo
(0)
3 de mayo de 2019  • 16:23

Los videos de la invasión de langostas parecen sacados de una escena de cine catástrofe.La ciudad saudita de Najrán, cerca de la frontera con Yemen, fue invadida por un enorme enjambre de langostas durante el último fin de semana.

Los lugareños, sorprendidos por el inusual fenómeno, registraron con sus teléfonos el avance de la plaga y lo compartieron en las redes sociales.

La migración de millones de langostas también afectó los países con costas sobre el Mar Rojo.

La plaga comenzó en Eritrea y Sudán, propagándose rápidamente por las orillas del Mar Rojo y avanzando hacia Arabia Saudita. A mediados de febrero, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) advirtió que fuertes lluvias y ciclones habían provocado un aumento en las poblaciones de la langosta del desierto, generando la formación de "enjambres altamente móviles".

Las autoridades hicieron un llamado a todos los países en la ruta de vuelo de los insectos para que tomen las precauciones necesarias para limitar el impacto.

Las langostas son insectos migratorios que se alimentan de plantas, y cuando se desplazan en grandes enjambres pueden destruir cosechas enteras y causar hambrunas.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.