Una saga familiar de ficción

Carlos Galettini
(0)
23 de octubre de 2011  

Cuando Irene Ickowicz me acercó su maravillosa adaptación de La patria equivocada, la novela de Dalmiro Sáenz, supe inmediatamente que ese relato que recorría noventa años de historia a través de una cruenta saga familiar, era una propuesta realmente valiosa. Allí estaban relatados los acontecimientos desde la interioridad de los personajes. El amor, la amistad, los valores, las ideas, el sentido de lealtad y traición, eran los ejes sobre los que giraba esa historia que abarcaba diferentes tiempos y espacios geográficos.

Género difícil el de una película de época. Por la gran magnitud de los sucesos que relata, y por lugares que ya no existen y hay que reconstruir reuniendo ámbitos distantes como si se tratase de un solo lugar. Por suerte se conservan paisajes y desiertos en muchas regiones de nuestra Argentina.

Desde el planteo estético, hubo que equilibrar las escenas de acción y de sangre con el mundo íntimo de los protagonistas llevados por sus pasiones.

Dado que los diferentes acontecimientos se articulaban en torno a la figura de Clara, creando con su relato la columna vertebral de la narración, la elección de la actriz que interpretara este personaje era central.

La búsqueda concluyó cuando me reuní y trabajé con Juana Viale. Ella interpreta a la niña Clarita y a su nieta Clara, sin duda un gran desafío para la actriz, ya que abuela y nieta no alcanzaron a conocerse y sus historias eran muy diferentes: una traiciona los valores de sus progenitores, la otra hace un esfuerzo infatigable por dignificar la muerte de su padre. Desafío que creo fue sorteado por ella con éxito y sobrada personalidad.

Intensos y prolongados fueron los ensayos, y la profesionalidad, el talento y la empatía demostrados por Juanita, Adrián Navarro, Esteban Pérez, Juan Bianco, Elio Marchi y el resto del elenco, no solamente me ayudaron a comprender más cabalmente

la problemática del actor enfrentado a su personaje, sino que me hicieron conocer la alegría del trabajo compartido y la felicidad de encontrar compañeros con una misma responsabilidad y rigurosidad actoral, que seguramente me ayudarán a transitar por futuros caminos artísticos.

* El autor es el director del film La patria equivocada

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.