Sexo: verano hot con ideas para sacudir el deseo

Crédito: Corbis
Según nuestra sexóloga las vacaciones son una buena oportunidad para reanimar las ganas y nos recomienda: "Vivan una sesión bien prolongada de besos: cortos, profundos, suaves, apasionados...”.
Marta Rajtman
(0)
10 de enero de 2019  • 00:07

En el sexo –al igual que en la vida en general–, la experiencia te demuestra que hay ciertas cosas que no podés aprender de consejos. Y que hay que experimentar a través de la acción. Por eso, si a los 20 años sentías que estabas en tu mejor momento, con el tiempo también te das cuenta de que todavía podés mejorar y que la experiencia puede convertirse en tu mejor arma.

Entonces, no importa cómo te ves, si te depilaste, te maquillaste o si tenés un kilito de más. El aspecto físico no se relaciona directamente con un encuentro sexual positivo. La experiencia hace que lentamente te liberes de prejuicios y así puedas disfrutar mucho, cada vez más. Yo siempre repito que jamás se olviden de la importancia del juego previo, que es tan importante como –o incluso más que– el coito mismo.

reavivar las ganas

Como es muy frecuente que el deseo y la frecuencia de las relaciones sexuales disminuyan con el transcurso de las relaciones de pareja, acá van algunas ideas con las que podés jugar y, así, enriquecer los encuentros:

Mensajes: dejale notitas amorosas y subidas de tono o enviale mails eróticos, bien pasionales, en el transcurso del día, para ir generando el deseo y la fantasía.

Día erótico: tengan una jornada erótica distinta para cada uno; ese día estarás a disposición, para lo que tu pareja te pida. Si te entregás con confianza, vendrá la recompensa cuando sea tu turno.

Baño con masajes: aunque ninguno sea un experto, den y reciban masajes eróticos o relajantes luego de un baño de inmersión o de una ducha juntos.

Juegos: inventen sus propias propuestas lúdicas en la intimidad, sin tener la obligación de llegar al sexo, sino por el placer de divertirse y disfrutar por un rato.

Sorpresas: jugá a ser una amante furtiva. Sorprendelo con una cena romántica: con un rico vino y alguna de sus comidas favoritas.

Besos: recordá lo erotizantes que son los besos, esos grandes olvidados en las parejas de muchos años. Vivan una sesión bien prolongada de besos: cortos, profundos, suaves, apasionados, húmedos o secos, largos o breves.

Nuevos estímulos: tengan sexo en lugares diferentes –o en alguno que jamás hayan probado–, con música de fondo o en medio del silencio, rodeados de aromas –con inciensos o perfumes–, con velas, en la tenue oscuridad o bajo una intensa luz.

Ropas: prueben tener sexo vestidos o semivestidos. Quizás otra opción sea intercambiarse prendas. Ver a una mujer con una camisa o la remera de su varón pegada al cuerpo puede ser muy estimulante. Y si está algo mojada saliendo de la ducha o del mar, mejor todavía. Los varones suelen ser más reticentes a intercambiar ropas con su pareja, pero a muchos también les encanta, y los divierte.

Crédito: Corbis

Explicitar el deseo: disfrutá del sexo oral, de la estimulación manual, de los besos, tanto como de las caricias en todo el cuerpo.

Dale rienda suelta a tu creatividad: agregá a esta lista todos los ingredientes que se te ocurran, ambos pueden darse el permiso de ser creativos, imaginativos, sorprendentes, impredecibles. Considérense a ustedes mismos como artistas del erotismo, protagonistas de esa maravillosa obra que se llama sexualidad. •

¿Con cuál de estas ideas te prendés? ¿Algún otro consejo para aumentar la temperatura en la pareja? Leé también: ¿Tenés inquietudes sexuales? Nuestra "doc" responde y Sexo con alguien por única vez: ¿y si da para un revolcón?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.