Viajeras crónicas: quiénes son las chicas que viven con la mochila a cuestas