Vinos: nuevas alternativas

Ni tintos ni blancos. Las bodegas exploran hoy combinaciones como espumantes, rosados, y dulces. Opciones para que el descorche sea una fiesta.
(0)
20 de octubre de 2008  • 12:57

Por Felipe Blaquier.

Quien hace diez años se preguntaba al sentarse a la mesa "¿tinto o blanco?", hoy tendría muchas limitaciones al abrir una carta de vinos porteña. Las nuevas opciones del mundo vitivinícola llegaron para quedarse.

Durante el último tiempo, las bodegas más importantes lanzaron productos innovadores para ampliar la gama de los vinos y satisfacer así los gustos más caprichosos. La casi ilimitada mezcla entre las distintas variedades (Chardonnay, Pinot Noir, Sémillon, Malbec, etcétera) es lo que permite que las combinaciones sean cada vez más específicas. El resultado de esto es la aparición de vinos como espumantes, rosados, dulces, de maceración atenuada, cosecha tardía y otras categorías. Las bodegas Catena Zapata, Chandon y Lagarde son algunas de las que exploran esta tendencia, y en la última década se dedicaron a desarrollar vinos que escapan a la vieja alternativa tinto/blanco. "Las ventas de estos productos fueron creciendo año tras año", explica Arnaldo Gómetz, de Catena Zapata. En el mismo sentido, Sofía Pescarmona, de Lagarde, dice que "las ventas vienen registrando un incremento considerable desde 2004, a la orden aproximada del 35 por ciento anual". Y en el caso de Chandon, Pablo Naumann hace hincapié en cómo vienen "trabajando en la creación de nuevos productos y en la investigación de nuevas alternativas de elaboración".

Está claro: el desarrollo de variedades originales de vinos copó bares, restaurantes y góndolas. Según la experiencia de estas tres bodegas, los factores que más influyeron fueron la reactivación de la economía después de la crisis de 2001 y los gustos de un público muy exigente: "El incremento que viene registrando el segmento de precio medio alto ayudó a que la bodega continúe consolidándose como referente de vinos de calidad", asegura la representante de Lagarde. Por su parte, Naumann, de Chandon, explica que "estos productos diferentes o innovadores han contribuido a incrementar nuestras ventas". El incremento de éstas, dice Gómetz, de Catena Zapata, se debe a "la cada vez mayor exigencia del consumidor argentino que elije vinos de más Calidad y por lo tanto de mayor precio".

Lo cierto es que, más allá de esta fuerte tendencia, nadie le disputa al tinto su lugar de privilegio en el imaginario argentino, ni al blanco su espacio bien ganado. Pero los vinos de innovación brindan nuevas alternativas.



VINO ROSADO

Producto: Barón B. Brut Rosé, de Chandon.

Año de lanzamiento: 1997.

Combina una base de vino blanco con un porcentaje bien definido del clásico tinto argentino. La mezcla entre la redondez del Chardonnay con el cuerpo del Malbec produce un vino color salmón brillante que es fresco, seco, suave y fácil de beber. La influencia del Pinot Noir también es decisiva, y el aroma a frutos rojos y cítricos termina de caracterizar a esta armónica bebida. Es ideal como aperitivo, y también para acompañar aves con salsas de hongos y carnes rojas grilladas. Se sirve bien frío, a una temperatura de 4 a 6°.



VINO DULCE

Saint Felicien Sémillon Doux.

Año de lanzamiento: 2001.

Es producido solamente los años en que el clima lo permite, debido a su complejo método de elaboración. Se trata de un vino hecho con ciento por ciento Sémillon, lo cual le da un altísimo nivel de azúcar. Para equilibrar tanta dulzura, se lo mezcla con una dosis no menor de acidez. Servido a una temperatura de 6 a 8°, es un gran compañero de los postres; sin embargo, su maridaje ideal son los quesos azules.



VINO ESPUMANTE

Producto: Lagarde Extra Brut.

Año de lanzamiento: 1994.

Se obtiene mediante una equilibrada amalgama de Chardonnay y Pinot Noir, a una proporción de 60 a 40 por ciento, respectivamente. La bodega lo elabora con el sofisticado método Champenoise, y el resultado es un vino delicado, pero a la vez muy persistente. Se lo recomienda especialmente para momentos festivos o alegres, y acompaña muy bien las entradas, platos fríos y postres. Servido a una temperatura de 8 a 10°, alcanza su mayor potencial

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.