Vitamina B12. Por qué es tan importante y cómo suplementarla si no comés carne

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Unsplash
Denise Tempone
(0)
29 de octubre de 2019  • 12:30

Probablemente hayas leído la noticia: un estudio realizado por especialistas del Hospital Garrahan demostró que los bebés de madres veganas o vegetarianas tienen mayor riesgo de sufrir compromisos neurológicos graves. La razón es la falta de vitamina B12. Consultamos a la cardióloga y especialista en nutrición vegana Yanina Cangelosi Alba sobre las verdaderas precauciones que debe tomar una mujer que no come carne a la hora de comenzar la búsqueda de un bebé ¡y mucho antes también!

¿Por qué es tan importante la B12?

La vitamina B12 es un nutriente que ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos. Contribuye a la elaboración del ADN, el material genético presente en todas las células y previene un tipo de anemia, denominada anemia megaloblástica, que provoca cansancio y debilidad. Es una vitamina necesaria para la transformación de los ácidos grasos en energía y ayuda a mantener la reserva energética de los músculos. Además, interviene en el buen funcionamiento del sistema inmune y es necesaria para metabolizar el ácido fólico. Existen múltiples causas de deficiencia de vitamina B12 , ya que el proceso de asimilación de este nutriente en el cuerpo es complejo y puede fallar en muchos puntos, sin embargo, la causa más común es la insuficiencia en la dieta.

¿Por qué es tan difícil para los veganos y vegetarianos obtener vitamina B12?

La vitamina B12 se encuentra naturalmente presente en una amplia variedad de alimentos de origen animal y en ciertos alimentos fortificados con vitamina B12 agregada. Los alimentos de origen vegetal no la contienen salvo que sean fortificados. El hígado vacuno y las almejas son las mejores fuentes de vitamina B12. También el pescado, la carne, el pollo y pavo, los huevos, leche y otros productos lácteos. Ciertos cereales vienen fortificados al igual que algunas levaduras nutricionales. Para saber si un alimento contiene este nutriente, simplemente hay que leer la etiqueta.

Según el informe del Garrahan, en la población vegetariana, se estima que la deficiencia de B12 afecta al 62 % de las embarazadas, al 25-86 % de los niños y al 21-41 % de los adolescentes.

¿Cómo podemos saber si tenemos déficit de vitamina B12?

Aquí está el tema. Es muy complicado saberlo. La B12 suele reservarse en el hígado para ser reutilizada y por eso, muchas veces, los análisis indican que estamos ok. La realidad, sin embargo, podría ser que no estamos ingiriendo la cantidad suficiente y que el déficit vaya a manifestarse unos años después. Puede, de hecho, tardar hasta cuatro años en manifestarse. Mientras esto sucede, existe la posibilidad de desarrollar un tipo de anemia llamada Anemia Perniciosa que está relacionada con la no maduración adecuada del núcleo de la célula lo cual frena la síntesis de ADN. El 25% de personas con alteraciones neurológicas causadas por carencia de vitamina B12 no presenta malos resultados en el hemograma. También existen déficits asintomáticos, es decir, que no presentan señales inmediatas. Si el dosaje de vitamina b12 sale bajo, significa fehacientemente que hay deficiencia, pero ojo, que salga normal no quiere decir que no la haya. Además, como el proceso de asimilación de la vitamina es tan complejo, también puede darse el caso de que la consumamos pero no se asimile correctamente.

¿Por qué es tan peligroso el déficit de vitamina B12 para un bebé en gestación?

Los bebés nacidos de madres veganas estrictas tienen riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina B12 porque el feto obtiene el nutriente de las reservas maternas. Este riesgo aumenta cuando los bebés nacen y las madres los alimentan durante mucho tiempo a través de su leche. Como las reservas suelen quedar al límite en el embarazo, lo más probable que es la leche materna sea una fuente pobre de vitamina B12 y tanto la madre como el bebé se queden sin ella. Un bebé que no obtiene suficiente de este nutriente suele desarrollar compromisos neurológicos graves: apneas, convulsiones, hipotonía, desconexión y retraso madurativo. Por otro lado, como este es un nutriente sumamente necesario para metabolizar el ácido fólico, los riesgos no terminan ahí: puede haber deformaciones en la placenta que supondrían aborto, defectos de nacimiento en el cerebro y también en la columna vertebral.

¿Qué puede hacer una madre vegana o vegetariana?

Lo ideal es que desde el momento en que iniciás una alimentación alimentación vegetariana o vegana, busques o no un embarazo, consultes a un nutricionista especializado y adoptes una rutina que complemente lo que te falta con suplementos. Aunque somos muchas las que decidimos vivir un estilo de vida libre de crueldad animal, tenemos que ser conscientes de los riesgos que conlleva e interiorizarnos sobre nuestras necesidades nutricionales. Utilizar suplementos de vitamina B12 ofrece un amplio rango de seguridad aunque su exceso tampoco es bueno. Lo mejor en todo caso, es dejarse guiar por un especialista. Si tenés un hijo que no come mucha carne, también es interesante que lo chequees a él.

¿Qué suplementos hay disponibles en Argentina para asegurarnos de alcanzar las cantidades necesarias?

Existen varias vitaminas B12 disponibles en el mercado local como la Polper b12 forte, las Saturn 500 o las Bagó B1. B6. B12 o Tanvimil B1. B6. B12. Pero, una vez más, no es recomendable que las tomes sola y porque sí. Es mucho mejor que consultes a un médico que te guíe en las especificidades de tu cuerpo y pueda darte un panorama certero sobre tu situación nutricional.

¿Cómo llegan los alimentos al bebé durante el embarazo?

Cuando la madre ingiere alimentos, su intestino absorbe los nutrientes que éstos le aportan, y los manda a la sangre. Esta sangre llega hasta la placenta, donde pasa un filtro para evitar que las sustancias que no son beneficiosas para el feto lleguen a él. Una vez superada la barrera placentaria, la sangre rica en nutrientes es transportada al bebé mediante el cordón umbilical. En ciertos casos, cuando un nutriente no es ingerido por la madre, el organismo puede tomarlo de las reservas. Es el caso de la vitamina B12. Esto lo fortalece a él pero debilita a la madre. Y esta es la razón por la que tantas vitaminas y minerales tienen que reforzarse durante la espera.

Fuente: Aguirre JA, Donato ML, Buscio M, Ceballos V, et al. Compromiso neurológico grave por déficit de vitamina B12 en lactantes hijos de madres veganas y vegetarianas. Arch Argent Pediatr 2019;117(4):e420-e424. Ver informe acá.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.