Voilà!

(0)
10 de diciembre de 2009  • 10:59

"¿Y cómo estuvo el acto?!", me preguntó anoche mi marido. "No sé, qué se yo, pero Chinita es una divina", le respondí yo. Cierto, me reenamoré de mi hija. Si la hubieran visto con ese conmovedor puchero buscándome entre las filas. Con Xuxa de fondo ("A jugar a los indios") y los papis tirándonos de los pelos por tener la mejor foto.

No entendí mucho la movida del jardín. Me pareció un poco demasiado alquilar ese flor de anfiteatro para algo que ellos -los más chiquitos- no entendieron ni disfrutaron. No soy muy amiga de los despliegues exagerados. Pero en fin, lo positivo del caso (además del tema tos que mejor ni mencionar) fue que mi viejo puedo venir. Justo tuvo que hacer un trámite en Buenos Aires, que coincidía con el día del acto.

No sufro la distancia con mi papá, es verdad, pero cada vez que nos encontramos disfruto tanto. Esto es algo que sólo he logrado con los años (y con China quizás).

¿Que cómo es él? Ante todo un buen tipo, así lo siento. Un tipo sencillo, por lo menos conmigo. Noble y auténtico. Nunca se va a gastar en un minúsculo gesto sólo para agradar. Y a mí eso me encanta en este mundo de sonrisas forzadas, me da confianza.

Si mi vieja me inculcó la fuerza de voluntad, mi padre me enseñó algo o un poco (o mucho) de espiritualidad. No es que él sea muy zen ni muy relajado (piensa demasiado), pero desde siempre se cuestiona el asunto y el sentido de todo esto, de estar acá, de dónde venimos, hacia dónde vamos.

Obviamente que amo a mi papá, aunque nunca se lo haya dicho jamás (y probablemente no lo haga). Somos tímidos y mejor aún, no lo necesitamos (decirlo).

Gracias, pa, por habernos acompañado. China no quería que te fueras de casa (¿viste?). "¡Qué cosha gorda!". Ah, sí, mi papá -en esto de inventar apodos y expresiones de entrecasa- es peor que mi marido. Yo soy su gordonga, su porota, su moñoña, su bombolina, y sí, también su "cosha gorda", jaja.

¿Qué piensan del disfraz? Y ya que estamos, ¿cómo son sus papás? ¿Cómo se llevan con ellos? ¿Qué aprendieron, qué les enseñaron?

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.