Volver a jugar con colores audaces

Los tonos vibrantes se integran y les quitan el reinado a los tradicionales claros
Los tonos vibrantes se integran y les quitan el reinado a los tradicionales claros
(0)
26 de enero de 2002  

Desde que el hombre dejó su estampa sobre las paredes de las cavernas, los colores se volvieron casi imprescindibles para la vida. Con los siglos se fueron creando nuevos tonos y técnicas para fabricarlos. Hoy la gama es extensa, pero saber aplicarlos es una habilidad de pocos.

Tiempo atrás el minimalismo intentó casi evitarlos. Todo debía ser puro y liso, en blanco, negro o algún matiz similar. Sin embargo hoy vuelven para cumplir con su función: darles calidez y personalidad a los hogares.

Por otra parte, a partir de la primavera, crece la paleta para reencontrarse con tonos más fuertes, alegres y vibrantes. Según los profesionales, las tendencias son, antes que nada, los ácidos o cítricos, como el amarillo, el verde limón y el naranja. En especial este último combinado con la gama de los colorados queda de maravillas.

También el violeta, uva, bordó y fucsia cobraron protagonismo. Tampoco hay que olvidar los verdes manzana, pistacho y el geranio. Aunque parece que aún los marrones y beiges no han abandonado su buena ubicación.

Los géneros permiten jugar con los colores y se pueden emplear como detalle, ya sea en tapicería, manteles o colchas, entre otros. La variedad de texturas es infinita. Por ejemplo, encuentran entre las telas livianas las gasas de algodón. Hay violeta, lila, ciruela, naranja, fucsia, verde manzana y más. Resultan ideales para realizar cortinas translúcidas que brinden una iluminación especial. Otra opción es la organza, que viene en blanco, verde manzana y terracota.

Para una habitación juvenil hay almohadones con relleno soft de tonos llamativos como el fucsia, verde y naranja. También se consiguen las fundas en forma individual, que además vienen en amarillo o violeta. Hay butacas anatómicas, más conocidas como puf, tapizadas en naipelle, o sillas en cuero de color. Una lámpara de pie, de tela siliconada en un verde, combina a la perfección con el resto de la decoración, y un toque divertido lo puede dar un edredón rayado.

Para la cocina y el baño es posible conseguir repasadores y toallas, respectivamente. Se sugiere que las últimas sean en tonos engamados como el azul y el celeste, el marrón y el beige o el colorado y el bordó.

Por último (aunque las posibilidades nunca se terminan), se sugiere sumergirse en el mundo de la pintura. Así se puede dejar un sello personal en el hogar, coloreando por ejemplo una pared o un antiguo mueble de madera. Los tipos de pintura son muy variados, pero existe una nueva opción interesante, que es el acabado gamuzado. Su suave textura brinda una tibia y original sensación en los ambientes.

Modelos y precios

  • Gasas de algodón: en varios colores, de 1,10 m de ancho; $ 22 (Dorotea Oliva).
  • Cortina: con flores. De 1,50 m de ancho x 2,10 de alto. Con doble frunce y cabezal pellizco; $190 (Dorotea Oliva).
  • Juego de tres repasadores: $ 9 (Home Colection).
  • Fundas de almohadones: $ 10 (Home Colection).
  • Colchas lisas: $ 39 (Home Colection).
  • Lámpara de pie: de tela siliconada en verde manzana; $130 (Cristina Suárez).
  • Almohadones coloridos: $ 40 (C. Suárez).
  • Línea de gamuza rústica y stone (imitación piedra): de Martín Senour Paints, al agua; los 3,6 l, $ 64,90 (Pinturerías Prestigio).
  • Línea Satiné, blanco: de bajo olor, los 4 l, $ 25,30 (Pinturerías Prestigio).
  • Prinz: acrílico interior, $ 18,90 (Pinturerías Prestigio).
  • FUENTES CONSULTADAS: Dorotea Oliva: Arenales 1236; 4811-8304. Home Colection: Arenales 1370; 4812-0456. Cristina Suárez: Arenales 1676; telefax 4812-6215. Pinturerías Prestigio: Callao 1500: 4801-9559. Kallista: Arenales 1444; 4816-4200. La Europea: Arenlaes 1415.

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.