Y un día vapear dejó de ser glamoroso

Los reportes de muertes asociadas al cigarrillo electrónico y su prohibición en Nueva York comienzan a quitarle la pátina de objeto glamoroso e inocuo al e-cigarette
Los reportes de muertes asociadas al cigarrillo electrónico y su prohibición en Nueva York comienzan a quitarle la pátina de objeto glamoroso e inocuo al e-cigarette Fuente: LA NACION
Sebastián A. Ríos
(0)
21 de septiembre de 2019  

"Conocía gente que lo usaba y que me recomendó que era práctico para dejar de fumar. Además, era algo que estaba bueno, algo que estaba de moda... que había uno más canchero, que era el iPhone de los vapor y que son todo este tipo de cosas que resultan atractivas", dice Cristian Barreiro, de 41 años, ex fumador y, desde hace poco, ex vapeador (consumidor de vapor de cigarrillo electrónico).

Cristian se cuenta dentro de aquellos que han dejado de ver a los cigarrillos electrónicos con buenos ojos. Y no es para menos, ya que en cuestión de días ese aparentemente inofensivo aparatito pasó de ser considerado un "aliado" para dejar de fumar a ser un producto no solo dañino para la salud, sino potencialmente letal.

Así, la recomendación de reemplazar el tabaco por el vapeo -recomendación que con su pátina de inocuidad lo convirtió incluso en un accesorio de moda más- pierde finalmente sustento.

"Cuando apareció el cigarrillo electrónico pensábamos que quizás podría ser útil para dejar de fumar", recuerda Jorge Tartaglione, cardiólogo que preside la Fundación Cardiológica Argentina. "Pero después empezamos a ver que las tabacaleras invertían millones y millones de dólares en este producto, vimos que los cigarrillos electrónicos contenían nicotina, que es el componente más adictivo del cigarrillo, y finalmente aparecieron los sabores, por lo que empezamos a preocuparnos de que funcionara como puerta de entrada de los jóvenes al cigarrillo, que de hecho hoy son grandes consumidores de dispositivos para vapear", dice, y agrega que en los últimos días ha comenzado a recibir consultas en torno a la seguridad del vapeo.

"Dejé de usar el vapor cuando un amigo que es químico me dijo 'mirá que tal componente que tiene es sumamente peligroso', y ahí me puse a investigar y a leer -cuenta por su parte Cristian-. Llegué a la conclusión de que todavía nadie sabe qué tan dañino es. No tanto por el vapor en sí sino por las esencias que uno usa, que no tienen ningún tipo de control".

El principio del fin

El empujón inicial para la caída en desgracia del e-cigarette lo dio Donald Trump la semana pasada, cuando anunció que su gobierno estaba considerando prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores debido al aumento de afecciones pulmonares graves (dentro de los sabores más populares, que promueve la compañía fabricante Juul, son las esencias a caramelos).

En paralelo, los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés), de los Estados Unidos, emitieron un comunicado en el que alertaban sobre un "brote de enfermedad pulmonar asociada al uso de e-cigarette, o vapeo", en el que consignaban 380 casos... y 6 muertes.

"Lo que se observó en usuarios de cigarrillo electrónico es una forma particular de neumonía, que aparentemente se daría por la liberación de micropartículas que impactan en el pulmón", explicó Tartaglione. Si bien hace años que las autoridades sanitarias de muchos países -Argentina incluida- venían advirtiendo sobre los "potenciales" riesgos del vapeo, finalmente de un día para otro lo potencial devino real y el hasta ahora inocente cigarrillo electrónico empezó a dejar de ser visto con glamour.

Durante esta semana las noticias en torno al tema alternaron la notificación de una nueva muerte en Estados Unidos (la séptima, ocurrida en California) debido a una insuficiencia pulmonar asociada al vapeo, junto con la decisión del estado de Nueva York de ser el primero (de EE.UU.) en prohibir la venta de vapeadores saborizados. Al mismo tiempo, la atención que concentró el cigarrillo electrónico llevó a muchos comunicadores a "descubrir" que suman 39 los países que han prohibido la venta del cigarrillo electrónico o de los líquidos que se emplean en su uso.

Naciones tan diversas como Japón, Noruega, Australia, Tailandia y Singapur integran la lista de lugares donde está prohibida la venta del cigarrillo electrónico elaborada por el reporte Global State of Tobacco Harm Reduction, informe que consigna que en Hong Kong incluso se ha propuesto una ley para encarcelar a los vapeadores.

En la Argentina, como recordó esta semana el Ministerio de Salud de la Nación, "desde el año 2011 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) a través de la Disposición 3226/11 prohíbe la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional".

Público adolescente

Claro que nada de eso se cumple: basta googlear "cigarrillo electrónico" en la Argentina para que las primeras entradas que devuelve el buscador sea dónde comprar estos productos "prohibidos". Tal es así que, siguiendo la tendencia global -en Estados Unidos se duplicó el uso de vapeadores en adolescentes en tan solo dos años-, el Ministerio de Salud argentino difundió estadísticas sobre uso de cigarrillo electrónico que confirman algo que se ve en la calle, que el 7,1% de los adolescentes de entre 13 y 15 usa vapea, y que el 14,4% de los estudiantes ya lo probó.

"Los adolescentes usan cigarrillo electrónico pensando que es menos nocivo en comparación con el tabaco, pero lo que se vio es que el vapeo es igualmente tóxico para las vías respiratorias", explica Silvina Smith, prosecretaria del Comité de Neumonología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). "La idea de que esta moda de vapear es menos nocivo que fumar no solo está en los adolescentes, sino incluso en sus padres, que piensan de igual forma y que vapean delante de sus hijos como si se tratara de un producto inocuo, cuando incluso inhalar el vapor de otros es tóxico", agregó la médica neumonóloga y pediatra.

"Creo que esa mirada está empezando a cambiar, lo que no quita que la industria insista en tratar de vender este producto", concluyo Tartaglione. Se estima que el mercado global de los e-cigarettes saborizados es de 11 mil millones de dólares. Un estudio de la agencia Euromonitor estima que asciende a 35 millones el número de personas que utiliza dispositivos para vapear.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.