Yoga en verano: cuáles son las mejores posturas para aliviar el calor

Crédito: Pixabay
Te pasamos una una selección de las asanas más aconsejables para practicar en los días cálidos y unos consejos que te van a ayudar a aprovechar sus beneficios
(0)
10 de enero de 2019  • 00:01

Durante el verano, la temperatura corporal aumenta, el corazón tiende a trabajar más, la mente suele tener un funcionamiento más acelerado, y por ende, el estrés constituye otra carga más para nuestro organismo. El Yoga, las respiraciones profundas y conscientes, las técnicas de Pranayama, Concentración y Meditación, son ideales para realizar en esta época del año y para aliviar este proceso natural.

Si bien se puede hacer cualquier tipo de postura todo el año, si lo vas a practicar sólo, lo recomendable es realizar las más sencillas -tanto de flexibilidad, como de fuerza y de equilibrio, y las de suelo, que son más convenientes porque son relajantes.

Aquí va una selección de las posturas más aconsejables para combatir los días cálidos:

Pez, postura de apertura

Postura del pez, para abrir
Postura del pez, para abrir Crédito: Latinstock

- Acostate en el suelo boca arriba, con los brazos bien pegados al cuerpo.

- Hacé fuerza con los brazos hacia el suelo.

- Sacá bien el pecho hacia arriba, tirando la cabeza hacia atrás, juntando bien los omóplatos y que el pecho salga hacia arriba, así queda arqueada la zona dorsal y cervical.

- Cómo respirar: al juntar los omóplatos, abrir el pecho y sacarlo bien hacia arriba, ése es el momento de la inhalación. Allí el individuo te podés quedar inhalando y exhalando no más de 3 respiraciones, por el tipo de posición que es de apertura y de arqueo de la zona dorsal y lumbar. Se trata de una respiración alta o pectoral (en el pecho), dado que justamente la postura abre el pecho.

- Para salirse de la posición, linhalá y al exhalar aflojá la espalda y volvé a apoyarla con suavisdad sosteniéndote con los brazos, en el suelo.

Abeja, postura de cierre:

Postura de la abeja, para descansar
Postura de la abeja, para descansar Crédito: Pixabay

- En posición sentada, mirando hacia abajo, colocá las plantas de los pies una pegada a la otra y alejar los pies manteniendo las rodillas un poco flexionadas.

- Dejá caer el tronco hacia adelante.

- Los codos deben quedar flexionados con las manos cerca de los pies.

- Cómo respirar: inhalá llevando los brazos hacia arriba (si querés), y al exhalar bajá el tronco hacia adelante. Podés quedarte todo el tiempo que quieras en esta postura, pero con 5 respiraciones suele ser suficiente para relajar. La respiración es en la zona abdominal (respiración baja).

- Para salir de la posición, inhalá e incorporate lentamente hacia arriba.

Posturas de L y del perezoso

Postura de L, favorece el retorno venoso y alivia las piernas cansadas
Postura de L, favorece el retorno venoso y alivia las piernas cansadas Crédito: Latinstock

Las posiciones semi invertidas también son las indicadas ya que favorecen el retorno venoso y así ayudamos al corazón, como la postura de "L" (que consiste en mantener las dos piernas rectas en el aire- podes asistirte apoyándolas sobre la pared-). También la posición del perezoso, que radica en:

- Acostate en el suelo boca arriba. Elevar las piernas manteniéndolas rectas. Tratar de tomar los pies o los dedos de los pies.

- Buscá conservar apoyada toda la espalda en el suelo, desde la zona lumbar hasta los hombros (evitando levantar los hombros). Y sostener el mentón levemente hacia el pecho.

- Cómo respirar: en estas asanas la respiración también es abdominal en lo posible (aunque estás haciendo fuerza con el abdomen, por lo que puede resultar difícil).

- Para salir de las posturas, depende de tu fuerza abdominal. Si controlás los abdominales, bajá las piernas de manera suave, lentamente y extendidas, hasta apoyarlas por completo en el suelo (y de paso trabaja la zona abdominal). Si en cambio el movimiento te cuesta y te obliga a forzar la espalda, entonces conviene que directamente flexiones las rodillas y que bajes después de flexionarlas. En el caso concreto del "perezoso", se deben desarmar los brazos y luego bajar las piernas de la misma manera mencionada anteriormente

Savasana , postura de relajación:

Crédito: Latinstock

- Recostate en posición supina (tendida sobre el dorso).

- Ajustá el cuerpo para asegurar que la cabeza esté centrada y la columna alineada. Los brazos ligeramente separados del cuerpo y las piernas ligeramente abiertas. Las palmas mirando hacia arriba y entonces los dedos se curvan al relajarse la tensión.

- Cerrá los ojos y centrate en la respiración. Con cada espiración, libera la tensión y la rigidez muscular. Dejar que el aire entre y salga sin esfuerzo.

- Cómo respirar: por ser una postura de relajación, requiere una respiración tranquila, suave, en el abdomen (respiración baja). Podés quedarte mucho tiempo en la posición, al menos 5 minutos, para llegar a un estado de relax de la mente.

- Para salir de la postura: primero tomá contacto con la respiración nuevamente, hacé conscientes las partes del cuerpo (pies, manos, piernas, brazos y del resto del cuerpo), también del momento y del lugar donde estás. Y suavemente, por un costado (para cuidar el cuello y la cabeza) incorporate despacio hacia una postura de meditación, y lentamente abrílos ojos.

En esta posición especialmente es importante que regreses despacio: sin apurar el cuerpo ni la mente al volver en sí.

Qué tener en cuenta al practicar yoga en verano

Alimentate en forma consciente: tomá agua, comé sano, natural y conscientemente; incorporá más verduras y frutas; evitá grasas, ya que son una carga adicional para el sistema digestivo y el corazón; descartá o reducí picantes y estimulantes como la cafeína.

Conectate con la energía del lugar: si estás de vacaciones en la playa, las sierras o en la selva, la práctica de las posturas o de los pranayamas, es importante que se realicen con la conciencia del lugar donde estás, porque también la zona geográfica tiene una energía vital especial. Por ejemplo, el mar tiene esa energía propia, así como la selva posee la suya y también las sierras. Que la práctica de los pranayamas se realice con ese nivel de conciencia es muy valioso, ya que se aporta más energía vital al organismo.

Asesorate con un experto: si vas a empezar a hacer yoga volcate por la práctica de métodos y estilos como el "Yoga Integral", "Hatha Yoga", y "Yogaterapia", que son los ideales para iniciarte. Y en cambio dejá el "Yoga Dinámico", "Ashtanga Yoga" y "Power Yoga" para empezar en la estación siguiente del año. Antes de incursionar en este tipo de prácticas, lo aconsejable es consultar con un maestro o profesor de yoga para que te oriente de la mejor manera acerca de qué forma de yoga es para vos.

¿Qué consejo te inspiró? ¿Cómo hacés ejercicio en verano? También mirá: Así (de intenso) entrenan las bailarinas del New York City ballet y Smoothie bowls: 3 platos frescos, nutritivos y sin harinas para el desayuno

Experta consultada: Daniela Manfredi, profesora de Yoga, autora del libro "Ser feliz por el solo hecho de existir".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.