A poco tiempo de dar a luz a su segundo bebé, se confiesa.
A poco tiempo de dar a luz a su segundo bebé, se confiesa.
(0)
3 de diciembre de 2019  • 00:00

A principios de septiembre, Zaira Nara y Jakob Van Plessen tuvieron una charla con su pequeña hija Malaika: vas a tener un hermanito, le dijeron. No esperaban tanta emoción. "Se fue al jardín y a su clase de natación gritando '¡Mamá está esperando un bebé!'", relata Zaira entre risas. "Primero habíamos pensado en tenerlos pegaditos. Pero ahora decimos 'Qué lindo que ella sea consciente , a sus 3 años y medio, del proceso, de las pataditas, de cómo crece la panza'". Embarazada de su segundo hijo, reflexiona sobre los mayores regalos y desafíos que trae aparejada la maternidad.

¿Cómo se preparan para ser cuatro?

Todo lo estamos imaginando de una forma muy natural. Nosotros tenemos la bendición de tener hermanos, así que sabemos que lo más lindo que le podemos dar a Mali es un hermanito. Es muy lindo este proceso. Grabaría cada instante de lo que va pasando.

¿Son de generar momentos de a dos con Jakob? ¿Cómo organizan el espacio de pareja? Pensábamos que cuanto más crecen los chicos, más fácil iba a ser. Pero es al revés. Mali está cada vez más demandante. Quiere dormir la siesta con nosotros. Se pasa a la noche a nuestra cama. Y tiene esa cosa que te cautiva, así que estás todo el día hablando de ella, o con ella en el medio. Nosotros encontramos nuestros momentos para ir a comer, salir con amigos, o -si se duerme temprano- ponemos una serie o una peli. No es que digo "Necesito recuperar la pareja". Disfruto un montón de nuestros tiempos, pero también de ser papás de una nena de tres años.

¿Son de generar momentos de a dos con Jakob? ¿Cómo organizan el espacio de pareja?

Pensábamos que cuanto más crecen los chicos, más fácil iba a ser. Pero es al revés. Mali está cada vez más demandante. Quiere dormir la siesta con nosotros. Se pasa a la noche a nuestra cama. Y tiene esa cosa que te cautiva, así que estás todo el día hablando de ella, o con ella en el medio. Nosotros encontramos nuestros momentos para ir a comer, salir con amigos, o -si se duerme temprano- ponemos una serie o una peli. No es que digo "Necesito recuperar la pareja". Disfruto un montón de nuestros tiempos, pero también de ser papás de una nena de tres años.

¿Cómo fue el post parto, tu encuentro como madre primeriza?

Creo que en estos tres años me olvidé, por eso encaré de nuevo el embarazo. Me acuerdo de decir "Esto no lo vuelvo a pasar". Yo amo ser mamá, pero amo mi trabajo y mi independencia. Así que tenía una mezcla de culpa de irme y, cuando me iba, de deseo de estar con Mali. Hay un encontronazo de deseos. El puerperio es una etapa que te moviliza todo, pero para mí fue hermoso y siento que le di el tiempo que le tenía que dar.

¿Cómo te imaginabas que ibas a ser como mamá y cómo finalmente sos?

Me veo como una mamá superpresente. Me encanta compartir con Mali. Ella me enseña a tener más paciencia, a ser más tolerante, a poner límites. Yo soy recontra tranquila y pacífica y a veces hay que poner límites y noto cómo Mali constantemente me desafía. Así que tuve que aprender a decir que no, a sostener ese no y a bancármelo. Ella es mi gran compañera y me acompaña un montón y yo a ella en sus actividades.

¿Sos de estar muy actualizada sobre las últimas tendencias: BLW, Montessori, crianza respetuosa.?

No soy de seguir ninguna tendencia. Sí me gusta informarme y escuchar todo. Tengo conocidas que siguen distintas pedagogías o tendencias, pero yo no me anoto en ninguna. Armamos una crianza hermosa con lo que sentimos que es mejor para ella. Cada chico, creo, necesita su propio libro. Podés escuchar todo lo que existe pero cada ser humano tiene requerimientos diferentes.

¿Cómo te organizaste para trabajar? ¿Tuviste ayuda?

Con Mali, que me agarró primeriza, contaba con la presencia de Jakob, porque él sólo trabaja por temporada. Y, sobre todo, mi mamá fue un pilar fundamental cuando volví a trabajar. Ella, que cuando nos tuvo a nosotras vivió algo totalmente distinto, fue la que más me apoyó para retomar mi trabajo.

¿Al nuevo bebé te vas a animar a dejarlo con una niñera?

Justo va a nacer en verano. Obvio que voy a necesitar alguna ayuda, sobre todo cuando Jakob viaje. Mi mamá vuelve de Milán para el nacimiento, así que voy a contar con ella.

¿Cuál fue tu mayor aprendizaje como mamá hasta ahora?

La paciencia. ¡No poder manejar mis propios tiempos! Por ahí una noche decir: "Hoy duermo de corrido" y justo tiene fiebre. Y bueno, tenés que ir a trabajar sin haber pasado una buena noche. O la primera vez que te tuviste que ir y se quedó llorando. Pensaste que no lo ibas a poder hacer. Y es un desgarro, pero es parte del crecimiento. Son esas cosas que te obligan a superarte a vos misma.

¿Algo que no repetirías con el bebé?

Hemos estado horas y horas enseñándole a dormir en su cuarto. Nos turnábamos . Le daba la manito a través de la cuna, yo tirada en la alfombra. Y ahora que camina se pasa a nuestro cuarto me doy cuenta de que todo ese proceso a sus ocho meses.. ¡No me funcionó! Así que eso vería cómo mejorarlo.

¿Con el bebé harán colecho?

Sí, el indicado por el médico, con los cuidados necesarios. ¡Vamos a ser cuatro en la cama! Me muero por ese momento.

¿Algún consejo a mamás primerizas?

Supongo que sería disfrutar de cada etapa, de cada momento. Es lo único. Es un momento de la vida en que cambia todo. Siento que te hace crecer como mujer, como profesional, como pareja. Aprendés realmente lo valioso de la vida que es precisamente eso: la vida. Tomé conciencia de muchas cosas. Tanto que ya no recuerdo cómo era mi vida antes de ella.

Agradecimientos

  • Fotos: Sofia Hita
  • Estilismo: Ana Korman
  • Pelo: Eddie Rodriguez
  • Multitalent Agency

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.