Beyoncé, traicionada por su traje de baño