Buenos Aires, aquí y allá

Cuatro años entre bebes. Fierros inspiradores. Hombres a toda hora. Directo desde el Tirol.
(0)
22 de mayo de 2003  

Cuatro años entre bebes

Tarde de cumpleaños, con globos, tortas, chicos, sorpresas... La vela número cuatro la sopló Baby Cottons, firma que acaba de inaugurar su maison en Belgrano con fiesta infantil, por donde pasaron, entre otros, Mateo (el flamante nieto de Mora Furtado) y su mamá, Morita Peralta Ramos; Nequi Galotti y su bebe Santos.

Rosas, celeste y blancos, los colores que cuelgan de los percheros con ropa tradicional, para chicos de 0 a 6 años, en algodones lisos, rayados... "Me inicié como marido de María Paz (creadora de la firma con sus dos hermanas) y, después, pasé a ocuparme de la parte financiera de la marca", aseguró José Cavanagh. Hoy tiene cinco boutiques en la Argentina (inauguró la primera en 1999), una en Perú, y otros puntos de venta.

María Paz, a su vez, debutó buscando una excusa "para seguir yendo a Lima, donde vive toda su familia", explicó Cavanagh. Y, oh casualidad, Lima es un gran productor de algodón Pima ("el mejor del mundo junto con el egipcio"). Así desarrollaron, junto con Julio Zavaleta, su socio, una marca supertradicional, "que no reproduce su logo en la ropa, cuestión de no resultar invasiva y respetar la relación entre la madre y el bebe".

Para elegir, enteros de bebe (50 pesos), tapaditos (96) y jardineros (72). "Queremos que el cliente entienda el concepto sin que haya que explicárselo: la calidad ante todo", concluye Cavanagh.

Fierros inspiradores

Moda y deporte se unieron en la presentación de la primera parte de la Fila Motosport Collection 2003, en Modena, por donde asomaron desde Cocho López hasta Benito Fernández y Mariano Toledo.

En una palabra, ambiente fierrero y fashion, dado que la colección se inspira en carreras automovilísticas de otros tiempos y da para practicar deportes con look bien estudiado o para el trajín urbano.

Estrella de la línea es Fila Trofeo Shoe, modelo de zapatilla con un número bordado que, al igual que las remeras con las que combina, se presenta en negro, blanco, azul, celeste, plateado, bordó, colorado, gris y amarillo. Le siguen las pisadas buzos, pantalones y enteritos antiflama , camisas y camperas matelasseadas. Todo liso, en dos tonos combinados, o con estampas automovilísticas, en jersey, acetato, interlock y nylon.

Convencida de que segundas partes también son buenas, Fila completará su propuesta en el segundo semestre del año.

Hombres a toda hora

Buena noche, buenos clientes y buenos vinos coincidieron en la presentación de temporada de Hugo Boss, en el Museo Renault.

En vez de pasarela, cubos distribuidos en medio de una sala llena y oscura, donde los modelos y las modelos (con ropa de la casa) dejaron ver el invierno alemán. Dicen en Boss que "el espíritu romántico" es su fuente de inspiración. De ahí, la mezcla de texturas (denim, cuero, tweed, lana, cashmere), colores (borgoñas, verdosos, piedras, camel y mucho negro) y combinaciones menos previsibles.

El Boss casual bien se puede vestir con campera de cuero marrón claro, jeans lavados en azul viejo, mocasines de cuero marrón y polera mélange. Para el día ejecutivo más moderno, un traje de tres botones gris tizado, camisa bordó y corbata al tono. Y tapado de cashmere negro. Si hay party a todo trapo, trapos de lo mejor: smoking con solapas de seda y camisa con cuello palomita. Para exigentes.

Directo desde el Tirol

El miércoles último, todos los presentes en la residencia del embajador de Austria lo sabían: el loden es un género de lana de oveja procesada artesanalmente, impermeable, pero con ventilación, originario del Tirol. ¿Motivo del encuentro? El desfile de la firma Violeta´s Lodenhaus, de Violeta Velasco de De Rosa, en beneficio de la Sociedad Austríaca de Beneficencia.

Entre caireles, tapices, música tipo Danubio Azul y muchas señoras sobrias y clásicas, iba y venía el contingente integrado por otras señoras, vestidas de tirolesas y encargadas de la producción: sonido, canapeo, venta de rifas y hasta aplausos.

Así, se sucedió una selección de abrigos de loden de la marca Asa, de Austria. Clásicos y más clásicos, en formatos saco de cuello redondo, blazers reversibles (liso-escocés), camperas masculinas a la cintura, trajes con falda recta y los Hubertus, con tablón trasero. También, capas y faldas portafolio hasta el tobillo. En gris, rojo, violeta claro, bordó, brick marrón y el tradicional verde seco. Y un buen final a todo negro: de trajes a tapados hasta el piso, cruzados y con grandes solapas. Justo después de sorprenderse con una masita de queso con forma de pie, alguien en segunda fila instruía a su amiga: "Violeta trabaja directamente con la fábrica de loden. Viaja dos veces por año a Europa y ella misma elige qué traer. Yo aprendí por ella que el loden es como el denim: hay de todas las calidades".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.