Clásicos del mercado. De madre a hija, la misma esencia