El retoque fotográfico de Vogue, cuestionado