Flor de negocio

Jazmín Chebar cumple diez años en la moda, su juego favorito
(0)
30 de julio de 2009  

"Creo que no hay que tomar la moda tan en serio. Y sí considero que es una frivolidad. No estoy de acuerdo con aquellos que la intelectualizan. Para mí, no es un arte, es simplemente un juego", dispara Jazmín Chebar, acurrucada en un ángulo de su búnker de la calle Triunvirato, donde pasan muchas cosas.

"Y hoy pasan más cosas que nunca. Todo este batallón de gente es porque estamos haciendo la gráfica para el verano y también el catálogo. Son dos millones de cambios y las chicas, así ligeras de ropa, en esta tarde helada... Además, para qué mentir, tengo parte de la cabeza en casa. Mi bebe, Simón, tiene días y por primera vez ¡hace horas que no lo veo!"

-¿Madre culposa?

-Y... madre. Resulta inevitable. Pero gracias a Dios mis horarios son flexibles y voy resolviendo todo. Puedo adaptarme a sus tiempos y acompañarlos como me gusta. Además, la tengo a mamá, que me ayuda mucho.

-Tres varones no es tarea sencilla...

-La verdad es que me cuesta mucho. Combinar trabajo y maternidad es todo un tema. Por suerte tengo un excelente equipo de trabajo.

-¿Cómo es el proceso de creación de una colección?

-Yo no me inspiro en una década o en una tendencia. Las prendas generalmente las pensamos como únicas. Un día nos sentamos y hacemos remeras. Después nos concentramos en cuatro tapados. O simplemente nos vamos de viaje, compramos telas, y surgen cosas a partir de ese género. Lo mismo puede suceder a raíz de un botón. La idea es ponerle look Jazmín a lo que nos parece nuevo.

-¿Y cómo resumís, a más de diez años de tu primer local, el estilo Chebar?

-Creo que nos destacamos por el manejo del color, la frescura y ciertos toques sorpresa, esas cositas que te hacen sonreír, como un forro con boquitas o flores diferentes. Por supuesto, sigo poniendo el acento en la calidad, y más en épocas de crisis. Aunque parezca contradictorio, creo que cuando menos compra la gente hay que mantener la calidad. Porque quien compra un tapado tiene que sentirse seguro de que le va a durar varias temporadas.

-Tu mamá, Susy Chebar, fundó la legendaria boutique La Clocharde. ¿Hablan de moda?

-Antes hablábamos más. Ahora, inexorablemente, sale el tema de las mamaderas y los cochecitos. Pero somos supercompinches. Cada tanto me sumerjo en su guardarropa para robar carteras.

-Describí la última adquisición...

-Una Chanel con muchas cadenas y una sesentona de leopardo con tachas que es increíble.

-Cuando viajás, ¿qué elegís?

-Carteras y zapatos. Muero por Lanvin. De todas formas, tengo etapas. A veces voy a los mercados en busca de cosas originales y diferentes. Pero otros viajes me pegan puro Gap, colores grises y negros. Tiene que ver con las etapas que voy viviendo. Recuerdo cuando viajé sola con mi marido a Nueva York, cuando Félix todavía era un bebe. Fue tal la libertad que lo primero que hice cuando me levanté fue comprar un par de zapatos colorados de taco aguja. Algo que nada que ver conmigo. Pero, bueno, era casi el puerperio. Las mujeres tenemos reacciones raras...

-¿Cómo te llevás con los diseñadores de tu generación?

-Me llevo bien con Benito Fernández, y varios. Pero no los veo nunca.

-Y los clásicos como Bogani...

-La verdad es que nunca lo vi.

-¿Comprás revistas de moda? ¿Te mantenés informada?

-Lo normal. Me encanta de toda la vida, pero ahora ando corta de tiempo. Corro mucho.

-¿Le prestás atención a lo que hacen los brasileños?

-Cero. A mí me gusta el confort americano mezclado con la sofisticación francesa o italiana. Soy Gap, Donna Karan, con toques Lanvin, Chanel y demás.

-¿Te gusta el look de Carla Bruni?

-Sí, es divina. Pero me parece que a veces se avejenta un poco.

-¿Michelle Obama?

-Es una mujer fuertísima. Tiene tanta personalidad que no me detengo en la ropa.

-¿Cómo están las argentinas hoy?

-Bien, las argentinas, especialmente las más chicas, tienen estilo, son cancheras. Pero en general, creo que deberíamos relajarnos un poco más con el cuerpo, abandonar un poco el escote, la cosa apretada.

-¿El colmo del espanto estético?

-La mujer toda producida con marcas. Es que la mona, aunque se vista de seda...

-¿Por qué afirmás que la moda es una frivolidad?

-Mirá, creo que la moda acompaña lo que va pasando en el mundo, pero al mundo no lo cambia. No hay que tenerle miedo a la palabra frivolidad. Yo tengo mis momentos, y me encanta tenerlos. Eso no quiere decir que uno sea hueca. Pero la vida es un conjunto de un montón de cosas. Sí creo que la moda te ayuda a encontrar un estilo, a expresarte frente al otro.

Chebar por Chebar

  • El vestido: "El de novia, antiguo, que compré en la Galería Santa Fe y me recicló Cora Groppo".
  • El perfume: "Ninguno, porque tengo marido alérgico".
  • El abrigo: "Un tapado de leopardo que me regaló mamá cuando vivía en Nueva York. Lo sigo teniendo porque lo amo".
  • La flor: "El jazmín, obvio. Los compro en los semáforos".
  • Los zapatos: "Tengo miles, pero siempre hago limpieza. No me gusta acumular. Mis favoritos son unas ballerinas de leopardo rosado, de Lanvin".
  • El detalle: "Llevo un aro con forma de corazón, idéntico al que usa mamá. Son divinos, diseñados por Elsa Peretti".
  • Un gusto: "El helado de menta granizado, igual que mis dos varones más grandes".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.