Karl Lagerfeld, hasta en las gaseosas