La moda islámica preocupa a Francia

Marcas de ropa como H&M y Uniqlo diseñan ropa para atraer al mercado musulmán
(0)
30 de marzo de 2016  • 19:20

Tras la polémica que desató Dolce & Gabbana en enero con su colección de ropa para las mujeres islamicas, hoy se suman otras marcas; entre ellas, H&M, Uniqlo y Mark´s & Spencer. Las tres presentaron prendas que cubren el cuerpo de la mujer tal como lo dice el islam y desataron todo un debate público alrededor del genero femenino, el rol de la moda y el mal momento - tras los atentados recientes- para mostrar guiños islámicos en las vidrieras europeas.

Las opiniones son diversas. Están los que creen que no fue una buena idea, no solo por el momento político sino también porque no están de acuerdo con el tipo de vestimenta que se promueve para la mujer. Un debate que no es nuevo, pero que ahora se presenta en las vitrinas de París y Londres para captar nuevos consumidores.

Mark´s & Spencer, marca británica de ropa masiva, ya comercializa en su tienda online el famoso burkini, un traje de baño que cubre íntegramente el cuerpo femenino y deja al descubierto solo el rostro, las manos y los pies. Otro caso en el de H&M, que lanzó una publicidad con imágenes de modelos que lucen un velo islámico que acompaña con el eslogan: "No hay reglas en la moda". Y la firma japonesa Uniqlo anunció que comenzará a vender este mes prendas con velo.

Entre los que están en desacuerdo, sobresale un gran nombre de la moda: Pierre Bergé, hombre de negocios y durante años socio y compañero de vida de Yves Saint-Laurent. "Me siento abatido- dijo - y me parece una falta total de moral y conciencia política. Considero vergonzoso el comportamiento de estas marcas. Los diseñadores deberían darle libertad a la mujer con sus creaciones, y no someterlas a esconder su cuerpo". Otra opinión fuerte respecto del tema fue la de la diseñadora Agnes B.: "Hacer este tipo de indumentaria es algo delicado, creo que va más allá del consumo o de la moda. Significa entrar en la esfera de la política, de la religión. Yo no lo haré nunca. Hay algo obsceno en proponer este tipo de ropa".

Ante las críticas de influenciadores de la moda y medios, H&M respondió en un comunicado: "Nuestras colecciones permiten a cada uno vestir su personalidad, pero no animan a elegir un modo de vida en particular". Y la ministra francesa del Derecho de la Mujer, Laurence Rossignol, calificó ayer de "irresponsables" a las firmas que siguen ese camino. "No puede admitirse como banal o anodino que estas grandes marcas inviertan en ese mercado", dijo. Sin embargo, la tendencia al look islámico parece imparable: en 2019, el mercado de la moda musulmana debería representar en el mundo un tesoro de US$ 500.000 millones, el doble respecto de 2013. Y las marcan ya vieron el negocio.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.