Protección y horarios: los chicos, seguros. La playa perfecta puede existir