Mery Mata: "Un producto es bueno si envejece bien"

Para Mery Mata es la diseñadora de Prüne, una de las marcas de accesorios más importantes del país, las tendencias las definen las clientas.
Para Mery Mata es la diseñadora de Prüne, una de las marcas de accesorios más importantes del país, las tendencias las definen las clientas. Fuente: LA NACION - Crédito: Julia Gutiérrez
(0)
11 de junio de 2019  • 00:00

"No importa si algo está de moda o no, lo importante es lo que cada una usa o tiende a usar, lo que le gusta y con lo que se siente cómoda"

01:56
Video

Dice que las tendencias las definen las clientas y el secreto de una marca es pensar en ellas, en lo que hacen día a día, en sus gustos y necesidades; "ponerse en el lugar del otro siempre da buenos resultados en la vida", señala Mery Mata, diseñadora industrial egresada de la UBA, que después de trabajar creando productos para terceros y desarrollando marcas en su estudio, se metió de lleno en una de las firmas de marroquinería más importantes del país. Prünenació como una empresa familiar, comandada por María Eugenia Farrell hace 20 años, y hoy tiene presencia en el interior del país y la región: Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia. Cómo construyeron una relación sólida con sus fans, que hasta determinan it bags; el aporte de su feedback en las redes.

-¿Cómo es el trabajo de diseño en una marca posicionada?

-Una marca con una larga trayectoria tiene una base muy fuerte. No se arranca de cero, siempre hay un background sobre lo que sabés que funciona y lo que no. Eso genera confianza y permite construir una identidad sobre bases sólidas; ese historial amplio en el desarrollo de colecciones permite registrar los mayores éxitos y aprender de lo que no resultaron lo que se esperaba; es una gran ventaja no arrancar con la página en blanco.

-Entonces parten de la propia experiencia.

-Se arranca del análisis de las temporadas anteriores, para saber cuál fue la llegada y aceptación de la propuesta y precisar lo que la clienta exige, quiere o va a buscar. En definitiva, las clientas son las que definen las tendencias, lo que tienden a usar y marcan en la calle lo que se usa. Entonces, pensamos las colecciones con un gran producto, ese que tiene que tener un buen envejecimiento. Constantemente tenemos la mirada en el detalle y la practicidad para conseguirlo: el cuero adecuado, el largo de las manijas, el bolsillo, etc.

-¿Y qué es lo que más se usa? ¿Cuáles son los hits?

-Nuestra fortaleza está en los productos de cuero, pero sumamos materiales alternativos para ofrecer precios accesibles y masivos. Esto nos permite poner el acento en el diseño, buscar cosas distintas, raras o locas, te diría, y lo producimos afuera porque se obtiene un precio más interesante que el que se consigue el país; y hacemos acá lo que mejor nos sale: trabajar con la calidad de los cueros en líneas exclusivas.

-¿Qué define la colección?

-La colección se alinea a la demanda comercial; es el resultado del análisis y aporte de todas las áreas, no es solo una decisión de diseño. Las colecciones arrancan con una bajada de tendencias, vemos la paleta de color, los materiales, los formatos. Pero se trabajan las tendencias que pueden hacer un buen maridaje con la historia y fortaleza de la marca. Nunca haríamos algo alejado de nuestra identidad.

La firma tiene sus it bags y su fuerte son los productos de cuero, aunque ofrecen otros en materiales alternativos para ofrecer precios accesibles y masivos.
La firma tiene sus it bags y su fuerte son los productos de cuero, aunque ofrecen otros en materiales alternativos para ofrecer precios accesibles y masivos. Fuente: LA NACION - Crédito: Julia Gutiérrez

-¿Tienen sus propias it bags?

-Sí, hay modelos de carteras que se mantienen por temporadas, algunas hasta más de 10 años por su confort, su utilidad o por el precio. Es muy importante llegar a un precio acorde a lo que la clienta espera por el producto. Es el tipo de artículos que se pueden usar para trabajar y también para el fin de semana. Después hay productos con dos o tres temporadas que están asociados a la tendencia, pero siempre son modelos funcionales y multiusos.

-¿Repercute en las compras el interés reflejado en las redes?

-Sí, si hacés una triangulación y ese producto está bien abastecido, con stock y gusta, se refleja en las ventas. En las redes sociales nos enteramos de todo, reflejan todo: lo que quieren y lo que no les gusta; nos enteramos de lo que consideran mal o bien de un producto. Y esto nos ayuda a mantenernos renovados y a entender a nuestra clienta.

-¿Cuánto hay de tu creatividad en el proceso de trabajo de una marca masiva?

-Mucho. Todo el equipo de diseñadoras está atento y mira esas pequeñas cosas que iluminan la creatividad: un viaje personal te puede inspirar; por ejemplo, fui a San Pablo a ver fábricas y visité una muestra de arte que me encantó, compré el catálogo para tenerlo en cuenta y logré llevar algo de eso a las carteras. Lo que nos llama la atención siempre está en detalles de textura y color de una colección. Como buena diseñadora industrial me gustan mucho los pequeños objetos: avíos, rayas de una cinta, el color de un hilo; vivo llena de cosas para algo..., o a veces, hasta cosas de nuestras abuelas, eso vintage o que cayó en desuso puede volver a cobrar vida en detalles de un artículo que termina teniendo más calidez; eso se hace por el amor que tenemos por lo que hacemos, por el diseño.

PRODUCCIÓN: Videos: Julia Gutiérrez. Maquilló: Agus Bottazzi para Estudio Duo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.