Por sus curvas, los diseñadores no le prestan vestidos a Christina Hendricks