Roberto Piazza

Hotel Hilton
(0)
22 de mayo de 2003  

En el salón Pacífico del Hilton Hotel, en beneficio de la Fundacion Huésped, Roberto Piazza presentó sus últimas creaciones. No faltó nada: una pasarela negra y demasiado alta, veinte modelos top, cantantes, luces robotizadas, efectos especiales, catorce bailarinas cubiertas sólo con brillos, y la participación de la sensual Ileana Calabró,

Una señora que portaba un voluminoso sombrero negro exclamó: ¡Estamos en el Moulin Rouge! El Alma, como se bautizó la presentación , comenzó con catorce bailarinas contoneándose y con un vestido blanco, con detalles de rosa y escote en V.

Colores y combinaciones: óxido, negro, verde agua, blanco con negro, mandarina, lila, violeta, gris oscuro, y muchos más. Las telas, orientales con cristales austríacos, gasas, taffetas, bordados de seda y también un hilo muy finito.

Todos los vestidos tienen agregados muy Piazza, abundante pedrería e importantes moños en la parte posterior. Se destacó la túnica rosa envolvente con cintura translúcida. Esta vez, el diseñador prefiere escotes redondos y mangas cortas, con buenos resultados.

También, escotes corazón en un vestido violeta y otro gris oscuro con muchos brillos, algo de plateado y cierto efecto nacarado. Para las novias, quien se imaginó pedreríos, bordados o recursos excesivos, se equivocó: eligió un estilo nada recargado, con telas muy transparentes, un look etéreo, en blanco o suaves tonos pastel, con colas largas.

Pero lo que más llamó la atención fue, sin duda, un par de vestidos con innumerables capas de telas, faldas amplias y mucho volúumen, uno azul y el otro, en negro. Tan ampulosos, que casi ocupaban toda la pasarela, que de por sí era bastante ancha.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.