S.O.S.: pelo renovado en segundos

Reina en ellos backstages y no falta en la cartera cuando el día se extiende demasiado. No reemplaza al lavado, pero el champú seco sirve para darle un refresh al pelo. Enterate con qué productos contás
Silvina Vitale
(0)
26 de junio de 2014  

El champú seco es la solución para esos momentos en que no tenemos tiempo de lavarnos el pelo y necesitamos tenerlo espléndido. Sin mojarlo, elimina la grasitud, neutraliza olores, devuelve brillo, vitalidad y da volumen. Todo en un instante.

Surgió en los 60 con versiones que daban resultados un poco acartonados, pero con fórmulas mejoradas hoy reina en el backstage de las pasarelas internacionales y está presente en las carteras de las inglesas y norteamericanas como un compañero infaltable. En la Argentina, si bien su uso no está tan difundido, hay algunas marcas que lo comercializan hace dos años. El champú seco es una solución rápida para darle un refresh al pelo después de un largo día o para cuando tenemos que salir y no podemos lavarlo. No reemplaza al lavado de siempre, pero es un buen aliado para salir de un apuro.

Qué es. Es un producto cosmético que tiene como función transformar o renovar el look desgastado con el paso del día. Absorbe la grasitud, neutraliza los olores, por ejemplo, el del cigarrillo o la comida, y extiende la duración del brushing, además de dar una sensación de frescura instantánea, aumentar el volumen, el brillo y resaltar el color. Tiene entre sus componentes activos naturales de origen vegetal, como el extracto de arroz que suaviza e hidrata, la avena, el maíz o la ortiga, que regulan el exceso de sebo.

Cómo usarlo. No necesita agua ni enjuague. Por lo general se presenta en spray de polvo micronizado que se aplica a unos 30 cm del cuero cabelludo, en pequeñas cantidades. Ojo, el exceso de producto puede traer un efecto ceniza, por lo que conviene separar el pelo en secciones, en líneas y por mechas, y dejar actuar de 2 a 3 minutos para luego peinar de la raíz a la punta para distribuir bien. Si es necesario se puede retocar el peinado con secador. La mayoría de las marcas comercializa una sola versión para todo tipo de pelo y color. Además de limpieza, el champú seco es eficaz para personas con pelo graso con el fin de reducir la grasitud entre los lavados. En styling va bien para mejorar el aspecto del alisado, para dar volumen al pelo muy fino –en este caso hay que aplicarlo con énfasis en las raíces– y también para crear textura colocándolo a lo largo del pelo.

Recomendados. El champú seco de Klorane en dos minutos recupera volumen y belleza, viene con extracto de avena, arroz y maíz; Redken propone su powder refresh, que transforma cualquier look en uno totalmente nuevo, y Biferdil tiene su dry champú con queratina, que refresca y revitaliza.

VERSIÓN CASERA. La receta de la abuela del champú seco es sencilla y económica. Se hace con cuatro cucharaditas de fécula de maíz, tres gotas de algún aceite esencial que puede ser de coco, lavanda, y cuatro cucharaditas de cacao en polvo en el caso de tener pelo oscuro. Se mezcla bien, se coloca en el cuero cabelludo con una brocha gruesa; esto absorbe el exceso de cebo. Se deja actuar unos minutos, se cepilla y ¡voila!, pelo renovado.

Renueva el look. Redken, en 156 ml por $ 253

Recupera el volumen. Klorane, en 150 ml por $ 69,30

Con queratina revitalizante. Biferdil, en 170 ml por $ 55,10

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.