Cara & Ceca. Superar el probador, un sueño posible