Vender en casa

Carolina Aubele apuesta al mercado local. Ahora ofrece su sello en la Argentina
(0)
10 de diciembre de 2009  

Hasta hace seis meses sus diseños sólo se conseguían en tiendas internacionales como American Rag, Searly, Wendy Foster y High End. Es que Carolina Aubele pese a vivir, diseñar y dar clases en Buenos Aires (dirige su propio Instituto de Diseño) ideó su marca con un perfil adaptado para producir y vender en cualquier parte del mundo. Lejos de los imposibles así funciona desde 2007 y sigue creciendo. Sus diseños cruzaron fronteras, fueron elegidos por famosas y ocuparon páginas de las revistas Elle, Marie Claire, Essence y People, entre otras. Hasta ahora sólo hacía novias y algún diseño a medida, pero su marca no se conseguía en el país.

Este año fue por más, apuntó al mercado que la vio nacer y con una apuesta fuerte colgó sus diseños en su Maison de la calle Medrano, donde vende todas sus líneas: prêt-à-couture, casual, niños y deco, y en multimarcas porteños, La Mercería, La Guanaca Azul y Galpón Chic, con ropa más casual, accesorios y cuadros con su firma. A propósito, en su primera muestra al público de la serie Palabras Mágicas habló sobre su pasión: la moda.

-Empezaste haciendo el camino inverso...

-Sí, el proyecto tuvo mucho tiempo de preparación porque apunto a un nicho de altísima competitividad en una de las ciudades con mayor propuesta de diseño y productos de lujo. En Nueva York tengo muchos amigos relacionados con la moda, pero lo cierto es que por más contactos y capital que tengas si no hay un producto bueno para los clientes, prensa y celebridades no entrás.

-¿Por qué recién este año decidiste vender en el país?

-El negocio está preparado para moverse a medida que surgen nuevos puntos de venta y así fue. Elegí producir y testear mi ropa aquí con las mujeres para las que trabajo a diario, con las capacitaciones, con mi libro, con el asesoramiento de imagen.

-¿Vendés afuera lo mismo que acá?

-Es la misma colección, pero a Buenos Aires llega una temporada después por la diferencia de hemisferio. Algunas prendas no las produzco en cantidad debido a los costos.

-En estos meses, ¿qué evaluación podés hacer del mercado de la moda argentina?

-Buenos Aires está carísimo para consumir ropa y también para producirla. Es una lucha entre los costos altos y los precios reales que pone el mercado si uno pretende vender a precios lógicos. El tema de los descuentos es una realidad que no se puede cambiar y que perjudica no sólo a marcas y diseñadores que no se adhieren, sino también al consumidor porque se sobrecargan los precios para afrontar el descuento. Mis prendas salen lo mismo en todos los locales y así lo hago por respeto a mis clientas.

-¿Cómo ves el look de las argentinas?

-Las veo más alejadas de ese modelo de Barbie, eterna niña rubia e inocente, producto de una cultura impersonal y machista. Las veo más independientes, más concentradas en potenciar su propia belleza y en ser únicas.

-¿Y el de los hombres?

-En un país que tanto ha juzgado a los coquetos y metrosexuales me encanta ver que muchos finalmente hayan decidido que verse mejor y cuidar su aspecto es símbolo de respeto por uno mismo, de mostrar amor propio y, por qué no, de una imagen exitosa.

-Los chicos están cada vez más involucrados en la moda, muchas marcas reproducen los diseños de grandes para ellos...

-Creo que no es una tendencia de moda, sino de marketing. Sucede con los monogramas de grandes firmas como Gucci, Nike, Burberry y en miles de marcas más. Llevar a los hijos vestidos con estos diseños muestra el status social y poder de los padres. Son muy pocas las marcas que hacen lo que los niños quieren.

-Sos especialista en asesoramiento de imagen empresaria y política. ¿Qué opinión te merece el look de la Presidenta?

-La imagen política es un lenguaje no verbal complejo y muy poderoso, incluso en comportamiento, colorimetría y texturas. El inconsciente de una persona decodifica muchas cosas a la hora de leer esa imagen, nada es azaroso en ese campo. Creo que Cristina Kirchner hace muchos esfuerzos, pero en dirección opuesta a la que necesita. Su imagen no transmite empatía, todavía recuerdo las fotos de su campaña, el flequillo ocultaba levemente la mirada, su expresión no era frontal y una sombra oscura enmarcaba su mirada. En el caso de una presidenta se trata de ver una imagen eficiente, humana, políticamente correcta, no de representar la iconografía televisiva argentina.

Diseños sobre la Red Carpet

Además de vender sus diseños afuera, Carolina Aubele diseña vestidos para las celebridades internacionales. El sistema funciona así: realiza entre 5 y 6 vestidos que luego envía a los agentes de prensa de las famosas con un script de confección donde indica los accesos para achicar o modificar la prenda si fuese necesario. La suerte estuvo de su lado ya que en varias oportunidades vistió a Eva Longoria, Vanessa Williams y Tyra Banks, y más de un vestido fue portada de revistas y parte de producciones como America´s Next Top Model. Hoy esos vestidos los tiene en su Maison listos para vender o reproducir en distintas versiones a medida.

Colección 09/10

Su sello es la monocromía, pero esta vez, en Alicia en el país de la maravillas se animó al color: sumó coral y amarillo a sus clásicos crudo, blanco, gris y negro. Para el verano hay pitillos combinados en dos tonos, shorts con estampas esfumadas en plenos de color, vestidos mini con recortes circulares, microvolados y apliques de pájaros. También monoprendas, largas y en versión corta, faldas de tiro alto, chaquetas de cuero y tejidos de punto abierto. Para el invierno 10 internacional, que en unos meses estará disponible en tiendas locales, las águilas vuelven a invadir sus diseños. Con el nombre Aves de presa la colección incluye tejidos gruesos, algodón orgánico y piel. Se destacan las texturas, las siluetas al cuerpo y los cuellos extragrandes, en una paleta sin sobresaltos. Próximamente todos sus diseños se podrán adquirir por Internet en The Net Boutique y en su tienda online a través de www.carolinaaubele.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.