3 tips para no fundirte en las vacaciones de verano

Nicolás Litvinoff
Nicolás Litvinoff MEDIO: Estudinero
Fuente: Archivo
(0)
26 de noviembre de 2019  • 00:57

¿35.000 pesos el alquiler semanal de un departamento en Mar de las Pampas? ¿40.000 pesos un pasaje aéreo a San Salvador de Bahía, en Brasil? Con estos niveles de precios, podés tomar tres caminos: 1) ocuparte bien al detalle de la planificación financiera del viaje; 2) relajarte, no darle demasiada importancia a la cuestión económica y liquidar tus reservas; 3) quedarte en tu casa con el aire acondicionado al mango.

Como asumimos que todos queremos estar recostados en una reposera debajo de una sombrilla mientras las olas acarician nuestros pies y que estamos dispuestos a cualquier cosa a cambio de vivir ese momento, te proponemos hacer lo que la mayoría de la gente prefiere evitar durante el año: prender la computadora, abrir el Excel y comenzar a sacar cuentas.

Veamos a continuación algunos consejos para irte de vacaciones y no fundirte en el intento.

1) Calendario financiero: antes, durante y después de las vacaciones

Este verano tendrá una particularidad: comenzará con el nuevo gobierno recién asumido, por lo que se verá influenciado por anuncios que impactarán de lleno en la economía de buena parte de la población.

Mi proyección es que Alberto Fernández utilizará el capital político que obtuvo en las elecciones presidenciales para tomar medidas de fondo en las primeras semanas de su administración.

Es recomendable entonces tener bien "afinado" todo lo referente a ahorros y deudas (fecha de renovación de plazos fijos, fecha de pago de la cuota del auto, por citar algunos casos) para que una posible nueva devaluación no nos perjudique. No sería nada divertido quedarse con pesos en la mano y ver cómo todo se encarece una vez más, limitando nuestro poder de compra y, por lo tanto, nuestro descanso de verano.

Conviene atar las inversiones a la inflación o al dólar antes de desconectarse por unos días de la realidad. De lo contrario, esa desconexión anticipada podría convertirse en un dolor de cabeza. Lo mismo corre para los vencimientos de servicios e impuestos.

Una buena planificación financiera del descanso veraniego incluye no solo calcular su costo, comparar precios y evaluar qué comodidades podemos pagar y cuáles no, sino también dejar resueltas las obligaciones de la economía doméstica, incluso para los días posteriores al regreso de las vacaciones.

2) Realismo en la elección del destino

¿Cuánto podemos gastar en estas vacaciones? Muchos dirán: "Lo que pudiste ahorrar en el año". Mientras que otros, menos responsables, recomendarán: "Lo máximo que te financie la tarjeta".

Ninguno de esos dos consejos -como el lector habrá imaginado- nos ayudarán a optimizar los gastos del viaje. Más bien todo lo contrario: nos dejarán a un paso del default personal.

Es necesario que el gasto se acomode al bolsillo y no que el bolsillo corra detrás del gasto.

Para ello puede ser muy útil una simple cuenta: sumar los últimos 12 meses de sueldo más el aguinaldo y multiplicar el total por 0,10. Lo que estamos haciendo es calcular el total de los ingresos percibidos durante el año para destinar el 10% si es que contamos con dos períodos de vacaciones (invierno y verano) o el 20% si las de verano son las únicas.

Para un sueldo mensual de 38.000 pesos, los límites presupuestarios para un viaje serían:

(38.000 x 13) x 0,10 = 49.400 pesos (siempre que nos hayamos tomado vacaciones a mitad de año)

(38.000 x 13) x 0,20 = 98.800 pesos (si son nuestras únicas vacaciones).

La opción de endeudarse para viajar no es aconsejable. Pagar el viaje en cómodas cuotas puede costarnos muy caro en términos de intereses y en una dimensión de salud mental, puesto que las vacaciones se consumen en 15 días y habrá que saldarlas (y verlas en el resumen de la tarjeta) todo el año.

Ahora bien, ¿cómo debe distribuirse el dinero designado para vacacionar?

3) Cómo presupuestar el gasto total del viaje

Cuando hablamos de preparar el presupuesto para las vacaciones, nos referimos al cálculo del monto total de dinero que se va a gastar en el viaje y la estadía. Lo aclaramos porque muchas personas, al contar con un acceso inmediato y sencillo a sus cuentas a través de cajeros automáticos y sitios de homebanking, optan por evaluar el costo de los pasajes y luego, una vez en el lugar de veraneo, lo único que hacen es verificar si tienen dinero depositado en sus cajas de ahorro.

Un esquema muy útil es dividir los gastos totales en primarios y secundarios. Lo primero que se hace es restarle al total del presupuesto los gastos primarios, que son aquellos derivados del pasaje, los traslados, la estadía y las excursiones.

Vamos con un ejemplo de viaje a la costa atlántica en micro:

a) Presupuesto 49.000 pesos.

b) Pasajes: 3000 pesos.

c) Hotel por 15 días: 25.000 pesos.

Nos quedan 21.400 pesos que pueden ser utilizados en gastos secundarios. Así llamamos a la comida, las compras de bienes y servicios y los regalos, entre otros.

Para una correcta optimización de esos gastos, se divide lo que queda del presupuesto por la cantidad de días en el destino: 21.400 /15 = 1426 pesos de presupuesto diario.

Claro que si hablamos de una pareja donde ambos obtienen ingresos similares el presupuesto se duplica mientras que los gastos suben, pero no tanto porque existen costos como el del viaje en el auto particular o el del alojamiento que posiblemente no varíen.

Conclusión

Estos 11 meses de 2019 han sido estresantes para todos en términos económicos y financieros. Uno tendería a creer que quienes tuvieron un mal año serán realistas y sabrán no derrochar lo poco que cosecharon, pero para muchas familias las vacaciones se convierten en una oportunidad para, al fin, relajarse y disfrutar, más pensando en que un cambio de gobierno puede generar prosperidad.

El cumplimiento de las pautas mencionadas en esta columna te ayudará a combinar en un punto lo más exacto posible ese relax con una buena conducta financiera.

Estar atento a tus gastos y tus inversiones será fundamental para encarar el próximo año de la mejor manera. La volatilidad económica seguirá presente y tus finanzas necesitan de vos para que el castigo vaya quedando atrás.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.