Acercar el arte a la escuela

Alicia de Arteaga
Alicia de Arteaga PARA LA NACION
(0)
15 de mayo de 2003  

La multiplicación de las actividades culturales no se detiene aun cuando el voltaje político alcance decibeles impensados, tal como ocurrió ayer. Con un temprano desayuno en la embajada de España, la Fundación Arte Viva presentó el Programa Pensamiento Visual (PPV), que tiene como objetivo potenciar las posibilidades educativas del contacto con la obra de arte.

Mirar un cuadro ayuda a expresarse, a reflexionar, a ordenar el pensamiento y el lenguaje. El plan de trabajo está inspirado en un programa creado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York y ha sido adaptado a nuestras posibilidades y necesidades. Se trata de acercar el museo a los chicos y de lograr que esa experiencia sea vivida como algo natural.

Los museos no deben ser cotos cerrados para visitantes ilustrados sino sitios abiertos al disfrute de la obra de arte, que por su naturaleza estimula el conocimiento. Del alcance del proyecto habló la presidenta de la institución, Frances Reynolds, empresaria argentina que vive en Río de Janeiro y acredita la organización de exitosas exposiciones en la capital carioca y en Buenos Aires.

* * *

A la importancia del intercambio cultural se refirió el embajador de España, Manuel Alabart, quien recordó las características del edificio que alberga a la embajada de su país: un palacio de comienzos del siglo XX, construido por el arquitecto Carlos Normann y rodeado de un jardín diseñado por el paisajista francés Charles Thays. El gobierno de España adquirió la propiedad en los años veinte y desde entonces fue objeto de sucesivas reformas: la última está por comenzar e incluye la recuperación del jardín y la puesta en valor de espacios interiores. En los salones se exhiben valiosas obras originales del Museo del Prado, como el retrato de Doña Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI, y el "Niño Jesús dormido" , pintado por Murillo.

No es una novedad decir que el embajador Alabart ha hecho de su gestión un puente para el intercambio cultural, intención visible en el programa de exhibiciones de Arte Español para el Exterior impulsado desde la Moncloa por Miguel Angel Cortés, secretario de Estado para la Cooperación con Iberoamérica, que llegará a Buenos Aires en pocos días acompañando al príncipe Felipe de Asturias a la asunción del nuevo presidente.

La visita del príncipe será una oportunidad, también, para que vea cómo marcha el retrato de la familia real que Cortés encargó a Mondongo, un colectivo de artistas que resuelve sus imágenes con materiales insólitos como caramelos, fósforos o goma de mascar.

El tríptico que reproduce los rostros de los reyes Juan Carlos y Sofía y del príncipe Felipe está casi terminado. ¿Colgará el retrato de Mondongo de las paredes del Palacio de la Zarzuela, domicilio madrileño de los borbones?

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.