Editorial II. Aftosa: los próximos pasos