El lector empapado. Agua que corre